• De forma virtual o presencial, el Alto Comisionado de la ONU, activistas, académicos y varias víctimas de las graves violaciones a los derechos humanos en el país estarán en el ITESO, del 20 al 22 de octubre de 2021, en el Foro de Derechos Humanos del Sistema Universitario Jesuita.

Ciudad de México.- ¿Qué hacemos en un país donde hay más de 90 mil personas desaparecidas, unas 13 mil de ellas en Jalisco, donde es posible que cientos de cuerpos y restos humanos recorran las ciudades en tráiler porque ya no hay espacio para conservarlos en las instalaciones forenses y donde la palabra impune perdió su naturaleza de adjetivo y se va volviendo un verbo común?

Quizás se tendría que comenzar hablar —exigir— de la verdad, la reparación de los daños, y la garantía de no repetición en los casos de violaciones graves a los derechos humanos. Estos son ingredientes fundamentales de la justicia transicional.

Este será el tema central del 14 Foro de Derechos Humanos del Sistema Universitario Jesuita, el Foro SUJ, que se realizará del 20 al 22 de octubre en el ITESO.

El encuentro, que reúne a las universidades encomendadas a la Compañía de Jesús en México, convocará a especialistas en los temas de militarización, graves violaciones a los derechos humanos, ciencia de datos, tortura sexual de mujeres en países de extrema violencia, evaluación de los sistemas penal y judicial, libertad de expresión y, por supuesto, a víctimas de graves violaciones, a escala nacional e internacional.

Desde 1994, el Foro de Derechos Humanos se realiza cada dos años como un ágora itinerante en las distintas universidades jesuitas del país, y se ha colocado como uno de los espacios más importantes de México para la discusión de este tema —esta vez el espacio de diálogo debió ocurrir en 2020, pero la pandemia por Covid 19 obligó a postergarlo hasta 2021.

En cada ocasión, la universidad jesuita sede ha puesto sobre la mesa asuntos de derechos humanos de gran importancia en su momento histórico, y refrendado su compromiso con la justicia como una exigencia absoluta, en sus labores de enseñanza, investigación y acompañamiento a movimientos y comunidades.

Esta vez los rectores del Sistema Universitario Jesuita decidieron que el tema de conversación será la justicia transicional —un concepto que ha tenido aplicaciones efectivas en países en conflictos armados, como Guatemala, Perú y Argentina. Esta ha demostrado su valor para el cumplimiento de los derechos de las personas a la verdad, a un abordaje judicial adecuado, a la reparación integral del daño, y a la garantía de que jamás se repitan los hechos que nos hacen daño como conjunto social.

El concepto parece indispensable para un país como México, donde no se denuncia 91 por ciento de los delitos, y de los que sí se denuncian, solo se investiga una quinta parte y de estos nada más 3 por ciento termina en una sentencia penal, según información de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública de 2020, del Inegi.

Durante sus tres días de actividad, el 14 Foro SUJ se dividirá en tres grandes segmentos temáticos: diálogos sobre seguridad, diálogos sobre justicia y espacios para la libertad de expresión.

En el primer caso, especialistas como Santiago Aguirre Espinosa, director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez; Catalina Pérez Correa, académica del Centro de Investigación y Docencia Económicas, y Ernesto López Portillo, especialista de la Universidad Iberoamericana, abordarán los retos de la militarización en México y sus consecuencias para los derechos humanos.

También se incluirá la presencia del representante de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Guillermo Fernández-Maldonado, así como de una de las víctimas de la presencia de soldados en las calles y carreteras en México: María Alvarado, familiar de tres personas desaparecidas a manos de militares, y quien logró una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el Caso Alvarado Espinoza y otros contra México.

El segmento sobre justicia desgranará el papel, los avances y los retrocesos de las fiscalías en México ante la crisis de impunidad. Participarán magistradas, estudiosos académicos y especialistas en derecho.

También habrá una charla con Lucrecia Molina Theissen, hermana de Marco Antonio, desaparecido por militares guatemaltecos en 1981 cuando él tenía 14 años. De nuevo, gracias a una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Lucrecia logró llevar a juicio a los militares de más alto rango, quienes han sido enjuiciados y sentenciados en su país, en el Caso Molina Theissen contra Guatemala.

El segmento que abordará la reducción de espacios para la libertad de expresión contará con la presencia de periodistas y especialistas en ese tema. La conversación girará en torno a la importancia de que la libre circulación de ideas e investigaciones continúe como un elemento fundamental de la verdad, la conciencia colectiva y posibilidad de exigencia de los derechos.

La periodista Carmen Aristegui cerrará las conferencias del foro el 22 de octubre, a las 11:15 de la mañana.

Los temas del foro también se revisarán desde la ciencia de datos, la elaboración de tatuajes como una forma de hacer visible la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y el cine, con la proyección comentada, en estreno en México, del documental Los Fiscales, sobre casos de tortura sexual contra mujeres de distintas partes del mundo. Entre las comentaristas estará presente una víctima del caso Atenco.

El Foro SUJ de Derecho Humanos concluirá con la entrega del Reconocimiento Tata Vasco al Centro “Fray Julián Garcés” Derechos Humanos y Desarrollo Local, AC, por su lucha por el derecho al agua y en contra de la trata de personas en Tlaxcala, y con la esperanza de que los diálogos que se generen en él planten una semilla de la justicia.

Artículo anteriorDetienen en Tultitlán a probable homicida
Artículo siguientePromueven en el Edoméx detección oportuna de Cáncer de mama

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here