Inicio CDMX Crisis ambiental de la Ciudad de México ocasiona dos mil muertes anuales

Crisis ambiental de la Ciudad de México ocasiona dos mil muertes anuales

362
0

Inaceptable” que haya 184 días al año con mala calidad de aire: Gutiérrez Lacayo, titular de la CAMe

Ciudad de México.- Al inaugurar el foro “Análisis del Medio Ambiente en la Ciudad de México”, la presidenta de la Comisión del Distrito Federal, Cecilia Soto González (PRD), sostuvo que la crisis ambiental que sufre esta ciudad ocasiona que anualmente dos mil personas fallezcan a causa de las partículas finas y el ozono, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Salud.

La también integrante de la Comisión Cambio Climático, detalló que esa misma institución afirma que en por lo menos 20 mil casos de decesos al año, el medio ambiente ha tenido una influencia importante.

Recordó que estudios del Instituto de Investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han concluido que la contaminación no sólo daña los bronquios, sino el hígado, páncreas y otros órganos.

Soto González refirió que el foro tiene como propósito conocer todas las perspectivas del problema y con ello realizar estrategias que desincentiven el uso del automóvil, así como acciones que contribuyan a mejorar el medio ambiente de la ciudad.

Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), declaró que no hay una política pública única que resuelva el problema de la mala calidad del aire, por lo cual las ciudades que integran esta zona deben coordinarse para combatir ese mal.

Durante su ponencia Martín Gutiérrez Lacayo explicó que las 240 regiones que comprenden la Megalópolis, -municipios y delegaciones de la Ciudad de México- presentan problemas de ozono, partículas PM10, CO2, y altos índices de óxidos de azufre; todas por arriba de la Norma 025 en materia de salud.

Comentó que no sólo se trata de mejorar el aire, sino de revertir el deterioro ambiental del agua y el manejo de residuos, sobre todo porque en la Megalópolis, que constituye sólo el uno por ciento del total del territorio nacional, se concentra el 30 por ciento de la población nacional.

Expuso que “actualmente hay 184 días de mala calidad de aire al año, lo cual es inaceptable; son necesarias estrategias de largo plazo para romper la inercia de políticas poco efectivas, por ejemplo, la mala planeación en el crecimiento de las ciudades”.

Refirió que en la temporada seca-cálida de cada año, se generan concentraciones altas de ozono, y este 2016, se llegó al punto más alto en los últimos 14 años; por ello, se articularon medidas de carácter temporal como el “Hoy No Circula reforzado”.

“La ampliación de ese programa generó mucho malestar pero había que hacerlo porque circulaban diario 4.8 millones de vehículos, lo que incrementó la emisión de contaminantes primarios. Reforzar el programa sí funcionó, pues en las 7 contingencias declaradas durante su ejecución, se notó un decremento en las concentraciones de ozono”, agregó.

Precisó que el 87.7 por ciento de óxido de nitrógeno proviene del parque vehicular y, si bien los autos particulares contribuyen fuertemente, en términos reales, son los tracto camiones y autobuses los que generan mayor contaminación.

No obstante, aseguró que para resolver el problema “se tiene que ir contra todas las fuentes de emisión de contaminantes, y no únicamente hacia los automotores”.

Asimismo, Gutiérrez Lacayo subrayó que se modificó el programa de contingencias atmosféricas para proteger la salud, debido a que en esta temporada se incrementaron 86 por ciento los casos de conjuntivitis. “Había que bajar el umbral para decretar contingencias, y la decisión se tomó por recomendación de Cofepris”.

Informó que se está integrando una estrategia “megalopolitana” de tres ejes: mejorar la movilidad y el transporte, fortalecer la infraestructura en las ciudades, y ampliar el monitoreo de emisiones.

Añadió que para coadyuvar a mejorar las condiciones ambientales en la Megalópolis se debe actualizar alrededor de 26 normas de la Semarnat; recuperar áreas verdes perdidas, bosques urbanos y corredores vivos, el llamado “cinturón verde de la Megalópolis”, -para ello se plantarán 18 millones de árboles-, y sustituir coches muy viejos, pues hay vehículos con hasta 27 años de antigüedad en promedio.

El diputado Antonio Xavier López Adame, coordinador del PVEM en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, consideró que para atender el medio ambiente en la ciudad ya no alcanzan reformas a las leyes generales, ni a la local, sino se requiere de una coordinación entre los distintos entes.

En este sentido, explicó que la Asamblea planteó hacer un “Parlamento Metropolitano” para tratar de legislar materias comunes como la calidad de aire, agua y movilidad; esta última, enfatizó, es un tema sustantivo para mejorar la calidad de aire.

Subrayó que otro tema que debe ser atendido para mejorar el medio ambiente de la ciudad es el manejo de los residuos sólidos urbanos, pues a pesar de que se cuenta con una legislación muy adecuada ya no se posee un relleno sanitario propio, por lo que el gobierno capitalino paga más de dos millones de pesos diarios por mandar la basura a otras regiones.

En su participación, Francisco Alejandro Flores Ramírez, secretario de Medio Ambiente y Movilidad del PRI de la Ciudad de México, mencionó que para construir una agenda que atienda la problemática de la contaminación es necesario el trabajo conjunto de partidos políticos, gobierno y sociedad civil, y pasar de un discurso contemplativo a uno propositivo.

Agregó que es indispensable asumir responsabilidades que permitan crear políticas públicas orientadas a generar una ciudad sustentable que integre un sistema de movilidad eficiente y respetuosa con el medio ambiente.

En su turno, el arquitecto Felipe Alberto Albarrán Vázquez, subsecretario de Movilidad del PRI CDMX, afirmó que un empleado gasta hasta dos horas al día –una de ida y otra de regreso- para poder llegar hasta su fuente de empleo en alguna zona del Valle de México.

“Hoy no es el tiempo-distancia lo que haga que midamos la inversión de tiempo, sino con qué nos vamos a encontrar: baches, topes, manifestaciones y obras en proceso, nos complican la movilidad de la CDMX”, sostuvo.

En su ponencia “Análisis y perspectivas de la contaminación del aire en la Megalópolis”, el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juan Manuel Bellazetin, refirió que hay un grave problema de movilidad, y recomendó transitar hacia energías alternativas y más limpias, por ejemplo, el uso de hidrógeno combinado con hidrocarburos.

Subrayó que los 5.3 millones de automóviles que circulan en la Megalópolis, emiten más de 26 millones toneladas anuales de gases contaminantes. Alrededor del 30 por ciento es generado por autos particulares, 38 por ciento por el transporte ligero, y el resto por transporte pesado.

A su vez, en su exposición “Impacto social del deterioro del medio ambiente en la Megalópolis”, el investigador de la UNAM, Daniel Ventura Uribe, precisó que la Ciudad de México gasta aproximadamente 70 por ciento de su presupuesto en políticas orientadas al uso del automóvil y sólo el 30 en gasto social. “Eso genera una destrucción social, pues más puentes y caminos van cercenando a la ciudad”.

Además, señaló que el Instituto Mexicano del Seguro Social invierte el 25 por ciento de su presupuesto para atender afectaciones relacionadas con el polvo y la contaminación.

Al participar con la ponencia “La Movilidad como un Problema Generado por Falta de Programas y Políticas Públicas”, el presidente del Consejo de Egresados del IPN, Marco Antonio Méndez Cuevas, propuso impulsar acciones viables que mejoren la calidad de aire que respiran millones de personas, como privilegiar el uso de transporte público en carriles exclusivos dentro del Circuito Interior y Periférico, para reducir el uso del automóvil.

Destacó que el uso de la bicicleta se ha intensificado durante los últimos años, por lo que propuso crear circuitos que conecten las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional, tanto de Santo Tomás como de Zacatenco, con estaciones de Metrobus y Metro. “Debemos hacer cosas diferentes para no obtener los resultados de siempre”.

Beatriz Cárdenas González, representante del Centro Mario Moreno, dijo que para mejorar la calidad del aire en la zona metropolitana es necesario crear políticas públicas que incluyan a los multicontaminantes y estas sean ejecutadas a corto, mediano y largo plazo.

Puntualizó que, si bien, es cierto no estamos tan mal en comparación con China, el país se encuentra por arriba del límite de sus propias normas, lo cual es preocupante, ya que cada aumento representa un riesgo de mortalidad en la población.

Propuso implementar sistemas de transporte público de bajas emisiones, el uso racional del automóvil, disminución de transporte de carga y revisar la normatividad para limitar emisiones industriales, pues ésta posee un atraso considerable.

José Luis Moreno, representante de Ecotek, señaló que la Ciudad de México produce en promedio un kilo 300 gramos de basura por habitante, lo que representa que al año se generan 12 mil 826 toneladas de residuos sólidos diariamente, por lo que propuso realizar un sistema de recolección que permita que el vidrio, pet y cartón regresen a la cadena productiva como pisos, duelas y techos.

Por su parte, el representante de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Javier Calderón Domínguez, consideró indispensable una “reindustrialización verde” en la Ciudad de México. “Existen innumerables alternativas como el reciclaje, la movilidad sustentable, y más estrategias para sustituir, por ejemplo, el transporte contaminante”.

A su vez, el coordinador ejecutivo de Medio Ambiente, de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Alfonso Chávez Vasavilbaso, dijo que tal industria se empeña en migrar hacia una construcción sustentable, y promueve acciones para identificar los insumos reciclables y aplicar un correcto manejo de materiales.

El presidente de la Comisión de Sustentabilidad y Cambio Climático, de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Lorenzo González Merla, dijo que el Legislativo no ha generado incentivos para que las empresas e instituciones busquen que sus trabajadores vivan a menos de un kilómetro de distancia de los centros laborales, lo que, consideró, generaría importantes ahorros en distintos rubros.

“Debemos comenzar por elaborar edificaciones sustentables de usos múltiple, en donde dentro del mismo edificio vivan, trabajen, consuman y se diviertan las personas”, propuso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here