El magistrado Felipe de la Mata Pizaña consideró que la utilización de las redes sociales puede llevar a la confusión, pero recordó que el juez no es un político. “No es nuestra vocación”, enfatizó, y no debe buscarse la promoción personalizada, debe haber una autocontención.
  • En la videoconferencia “Justicia abierta y redes sociales” el magistrado de la Sala Superior considera que este nuevo código debe servir para responder a los problemas que enfrentan hoy las y los jueces

Ciudad de México.- El magistrado de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Felipe de la Mata Pizaña, afirmó que se tiene que crear un Código de Ética Judicial Electoral del siglo 21, que ofrezca parámetros de conducta para enfrentar los problemas que hoy enfrentan las y los jueces

Al impartir la conferencia virtual “Justicia abierta y redes sociales”, invitado por el Tribunal Electoral de Veracruz, dijo que un nuevo Código de Ética Judicial Electoral se perfila como la solución a varias dudas sobre el comportamiento de las y los jueces en materia de justicia abierta y redes sociales, que se han convertido en herramientas importantes para comunicarse con la ciudadanía. Un código que no responde a estas preguntas ya no sirve debido a que se enfrentan problemas nuevos, indicó.

En el encuentro, acompañado de la presidenta del Tribunal Electoral de Veracruz, la magistrada Claudia Díaz Tablada y el magistrado Eduardo Sigala Aguilar, Felipe de la Mata Pizaña opinó que es necesario actualizarse a la modernidad y dijo que la justicia electoral debe ser una justicia digital en el siglo 21, “el único futuro posible”.

A pregunta del auditorio sobre si este nuevo Código de Ética tendría que retomar elementos de la iniciativa privada, el magistrado respondió que el nuevo documento debe de tomar en cuenta todo aquello que sirva para guiar el actuar ante las disyuntivas que plantean nuevos escenarios. 

Tras reflexionar que hoy las y los jueces no hablan solamente a través de sus sentencias, se refirió al accionar en las redes sociales y opinó que la libertad de expresión de un juez se encuentra limitada por la ética de su propia investidura, misma que no puede demeritar, 

El magistrado Felipe de la Mata Pizaña consideró que la utilización de las redes sociales puede llevar a la confusión, pero recordó que el juez no es un político. “No es nuestra vocación”, enfatizó, y no debe buscarse la promoción personalizada, debe haber una autocontención.

Planteó preguntas a manera de reflexión, cómo la de saber dónde termina la labor judicial y donde la promoción personalizada. El juez puede dialogar en redes sociales, pero ¿no va a afectar a su pleno?, reflexionó.

Enfatizó la importancia de la justicia electoral abierta, y recordó que la Sala Superior transmite los debates que se presentan en las sesiones, así como sus votos y los resultados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here