Inicio Nacional Renovar la voluntad política, ingrediente fundamental para acabar con el hambre y...

Renovar la voluntad política, ingrediente fundamental para acabar con el hambre y la malnutrición en América Latina y el Caribe

93
0
  • El Director General de la FAO destaca que “decidir invertir en los más pobres” es la vía para lograr el desarrollo sostenible

Roma.- La voluntad política es el ingrediente fundamental y necesario para erradicar el hambre y todas las formas de malnutrición, incluyendo el sobrepeso y la obesidad, en América Latina y el Caribe, afirmó hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

“La idea de que para acabar con el hambre hay que decidir invertir en los más pobres es hoy ampliamente aceptada por todos los países del mundo”, afirmó Graziano da Silva en un evento sobre cómo pasar del compromiso a la acción para lograr el Hambre Cero celebrado durante el 41º período de sesiones de la Conferencia de la FAO, el máximo órgano de Gobierno de la Organización.

El Director General de la FAO explicó que en América Latina y el Caribe, que hasta ahora ha sido considerada un ejemplo global en la lucha contra el hambre y la malnutrición, se logró hacer frente al problema con paquetes integrales de medidas sociales que incluían, entre otros, programas de transferencias de ingresos para facilitar el acceso a los alimentos a las personas más pobres y vulnerables.

Volver a ser un ejemplo global en la lucha contra el hambre

América Latina y el Caribe fue la primera región del mundo en comprometerse a erradicar el hambre antes de 2025, en un compromiso ratificado por todos los países en la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre (IALCSH).

“En los primeros 15 años de este siglo, América Latina y el Caribe redujo el hambre a la mitad, un tremendo logro del que toda la región puede sentirse orgullosa”, afirmó en el evento el Subdirector General Adjunto de la FAO y Representante Regional para América Latina y el Caribe, Julio Berdegué.

“En los últimos 6 o 7 años hemos perdido el impulso y, desde el 2010-2012, ya no avanzamos. Tenemos que sacar del hambre a 3,5 millones de personas cada año de promedio si queremos llegar al Hambre Cero en 2030”, advirtió.

Berdegué alertó sobre el estancamiento de la lucha contra el hambre y destacó que deben redoblarse esfuerzos en los territorios donde está “el núcleo duro del problema”, como las zonas del sur de México y de la República Dominicana.

El Subdirector General de la FAO destacó la importancia de renovar la voluntad política y volver a los acuerdos que permitieron el desarrollo de marcos institucionales sólidos y sistemas de gobernanza como los Frentes Parlamentarios contra el Hambre.

Berdegué también destacó la aprobación del Plan de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la CELAC, los consejos nacionales de Seguridad Alimentaria y Nutricional que se formaron en muchos países de la región, y el impulso otorgado a los programas de transferencias de ingresos, de apoyo a la agricultura familiar y de alimentación escolar.

El Subdirector General de la FAO señaló asimismo que el hambre ya no puede ser la única preocupación, ya que desde 2003 el número de personas obesas ha sobrepasado al número de personas hambrientas.   “Hoy en día, por cada persona con hambre hay casi 4 personas obesas”, afirmó Berdegué, señalando que el incremento se debe en gran medida al aumento del consumo de alimentos ultraprocesados altos en azúcar, sal y grasas saturadas.

“Tenemos que plantearnos esto como una lucha global para que en ningún rincón del planeta haya ni un solo niño que pasa hambre”, afirmó Guadalupe Valdez, Embajadora Hambre Cero de la FAO para América Latina y el Caribe. “Para lograr avanzar en la lucha contra el hambre y lograr una alimentación más saludable, hay que reforzar las alianzas público-privadas, seguir trabajando en leyes sobre alimentación escolar, dar más apoyo a la agricultura familiar y regular el etiquetado de alimentos”, señaló.

Lucha “frontal” contra el hambre y la pobreza extrema en México

Por su parte, el Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de México, Víctor Villalobos, expuso en el evento las medidas que el gobierno mexicano está llevando a cabo para “luchar de forma frontal contra el hambre y la pobreza extrema” y promover el desarrollo de su agricultura.

El plan, resumido en 5 grandes iniciativas, incluye programas para fomentar la producción de cultivos básicos como el maíz, el frijol o la calabaza; el apoyo a la producción de café y de caña de azúcar; programas para garantizar incentivos y precios competitivos para los agricultores; ayudas para el uso de fertilizantes para cerca de 120.000 productores de subsistencia, y programas centrados en el desarrollo de la parte sur del territorio.

Citando al presidente de su país, Andrés Manuel López Obrador, Villalobos afirmó: “Se trata, en definitiva, de asegurar que coman primero quienes nos dan de comer”.