• Incorpora consideraciones demográficas, socioeconómicas y de salud para la construcción de un mapa nacional con detalle a nivel municipal

Ciudad de México.- Al reconocer que la epidemia tiene efectos diferenciados en cada lugar y que éstos varían de acuerdo con una serie de características poblacionales, académicos de la UNAM desarrollaron un índice de vulnerabilidad en México ante la COVID-19, el cual integra los principales aspectos demográficos, socioeconómicos y de salud de la población, a nivel municipal.

“El objetivo del índice fundamentalmente es tener una herramienta útil, ágil y propositiva para servir a las autoridades federales, estatales y municipales y ayudar a tomar medidas en beneficio de la población”, explicó William Lee Alardín, coordinador de la Investigación Científica de la UNAM.

En conferencia de medios a distancia, señaló que el índice hace uso de información pública y bases de datos que están disponibles y que se combinan de una manera interesante y dinámica.

Por su parte, Samuel Ponce de León, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS), destacó que las epidemias, particularmente esta pandemia, tienen un impacto que va mucho más allá de la salud.

“Se describe como un evento social total, que requiere de la participación de instituciones como la UNAM, para analizar y saber cuál va a ser la evolución y el impacto de la infección, que tiene muchas consecuencias en todos los ámbitos”, dijo.

Al respecto, el documento sugiere que, aunque toda la población es susceptible al contagio, existen grupos sociales más vulnerables que otros. Con esto en mente, dicho índice considera tres dimensiones de vulnerabilidad: demográfica, de salud y socioeconómica.

Manuel Suárez Lastra, director del Instituto de Geografía (IGg), explicó la metodología para la elaboración de este índice de vulnerabilidad.

Señaló que la dimensión demográfica integra características de la población municipal que pueden ser factores que aumentan la vulnerabilidad, tales como el porcentaje de población mayor a 60 años.

En este rubro también se considera el porcentaje de población indígena, ya que estos grupos podrían tener mayor grado de vulnerabilidad por motivos de discriminación en la prestación de servicios de salud, o debido a una menor capacidad de comunicación con personal médico que no hable lengua indígena.

Visto desde la dimensión de salud, el índice está conformado por variables como la infraestructura instalada de salud y el personal médico disponible, de manera que, aquellos municipios que dispongan en menor grado de tales recursos serán más vulnerables. Otros rubros que complementan esta dimensión son el total de camas hospitalarias de cuidados intensivos, y los principales factores de morbilidades asociadas a complicaciones de COVID-19 (diabetes, hipertensión, sobrepeso y enfermedades respiratorias).

Por último, la dimensión socioeconómica incluye el índice de marginación de cada municipio a través del grado de educación, características de las viviendas (agua, electricidad, drenaje, piso de tierra), condiciones de hacinamiento y la dispersión de la población en el territorio. También integra el porcentaje de población sin derechohabiencia a servicios de salud, además del promedio de medios de comunicación dentro de cada vivienda.

Resultados

El índice clasifica cuatro grados de vulnerabilidad: medio, alto, muy alto y crítico, y revela que el 63 por ciento de la población mexicana vive en municipios con vulnerabilidad media, en grandes centros urbanos que cuentan con la mayor infraestructura de salud, y la mayor capacidad económica.

El 29.3 por ciento de la población nacional se ubica en los grados alto y muy alto de vulnerabilidad, lo cual incluye a municipios con localidades urbanas de tamaño medio, infraestructura de salud escasa, producción económica precaria y acceso limitado a medios de comunicación.

El 7.5 por ciento de la población nacional presenta un grado crítico de vulnerabilidad, pues se concentra en municipios rurales con el porcentaje más alto de personas mayores de 60 años y una importante población indígena, además de que dichos municipios cuentan con escasos servicios de salud y presentan tasas de marginación muy por arriba de la media nacional.

La mayor vulnerabilidad se concentra por ello en los municipios más marginados del país, en Oaxaca, Guerrero y Chiapas, donde el acceso a servicios de salud es limitado, en la Huasteca Veracruzana y Poblana, así como en el sur de Durango, Sierra Tarahumara y en Yucatán.

El índice puede además cruzarse con distintas variables como la migración para así conocer el grado de vulnerabilidad de los municipios con la mayor probabilidad de migración de retorno, lo cual implicaría mayor exposición. De esta forma se pueden realizar campañas de prevención de contagio dirigidas a municipios específicos.

“Los municipios que están en situación crítica son 607, solo 71 tienen contagios; 611 están en vulnerabilidad muy alta y 131 tienen contagios; en vulnerabilidad alta son 619 y hasta el sábado había 188 con contagios, detalló Suárez Lastra.

Recomendaciones

Hasta la tercera semana de abril de 2020, el número de contagios se presenta en municipios de marginación media, por tratarse de grandes centros urbanos que concentran una mayor disponibilidad de servicios de salud y mayor capacidad económica.

No obstante, la vulnerabilidad de los municipios donde aún no hay contagios es la más alta y crítica, lo que podría tener fuertes efectos negativos en las economías locales. Es en estos municipios en los que se debe buscar prevenir con mayor importancia los contagios, ya que además de la precariedad económica, los servicios de salud están en gran medida ausentes.

En ese sentido, es imperativo aumentar y mantener las medidas de prevención del contagio en municipios con vulnerabilidad muy alta y crítica, aunque no presenten casos, dado que los efectos en estos municipios serán más graves.

Adicionalmente, se desprende que es importante evaluar el posible levantamiento anticipado de las medidas de mitigación de contagio en municipios de vulnerabilidad muy alta o crítica sin haber controlado la epidemia en otros municipios, específicamente aquellos con los que tengan mayores vínculos socioeconómicos.

También se propone realizar campañas especiales en municipios con un alto grado de migración de retorno, por tener un mayor grado de exposición.

Por último, se sugiere plantear la elaboración de planes de protección económica para los municipios más vulnerables, que les permita resistir la contingencia y recuperarse posteriormente.

En el desarrollo de este índice participaron académicos de los Institutos de Geografía (IGg), Geofísica (IGf) e Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y Sistemas (IIMAS), así como de las Facultades de Medicina (FM) y Ciencias (FC), además de la Coordinación de la Investigación Científica (CIC) de la UNAM.

El documento puede consultarse en:

https://www.igg.unam.mx/covid-19/Vista/archivos/vulnerabilidad.pdf

Las bases de datos, mapas y resultados de este estudio pueden consultarse en:

https://www.gits.igg.unam.mx/COVID-19/home

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here