La magistrada reconoció que la pandemia por el COVID-19, y el confinamiento en los hogares, es un riesgo real y tangible de desempoderamiento político de las mujeres.
  • En la 6ta. Reunión de Expertos Electorales “Elecciones y COVID-19” organizada por IDEA Internacional y la Red Mundial de Justicia Electoral, la magistrada pide a las autoridades electorales no tener “ceguera de género”

Ciudad de México.- La magistrada de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Mónica Aralí Soto Fregoso, participó en la Sexta Reunión de Expertos Electorales “Elecciones y COVID-19” organizada por IDEA Internacional y la Red Mundial de Justicia Electoral. En esta ocasión participaron representantes de 12 países latinoamericanos que intercambiaron los avances y retos en materia de paridad de género e igualdad sustantiva. 

La magistrada reconoció que la pandemia por el COVID-19, y el confinamiento en los hogares, es un riesgo real y tangible de desempoderamiento político de las mujeres.

Sostuvo que los derechos para el ejercicio pleno de la política y los derechos electorales de las mujeres pueden tener una afectación importante, por el impacto diferenciado de la pandemia en relación con los hombres; resaltó que las mujeres resienten más la crisis de salud, pues están al frente de la línea de cuidados en la salud y el hogar, en doble jornada, pues además tienen que llevar a cabo su trabajo y su actividad política. 

Soto Fregoso recordó que en todo el mundo se ha visto cómo resultan afectadas las mujeres y consideró que deben estar en la primera línea de la toma de decisiones, para implementar políticas con perspectiva de género.

Asimismo, indicó que la nueva normalidad, debe estar libre de violencia de género, puesto que ninguna situación por más grave que sea, debe servir como un pretexto para desconocer los derechos de las mujeres. 

La magistrada mostró su preocupación porque uno de los mayores obstáculos en los comicios sea que las autoridades electorales tengan “ceguera de género”, y no se entienda que el contexto afecta de manera diferenciada a mujeres y a hombres. 

Opinó que otro de los retos electorales en América Latina, es tener claro qué es la perspectiva de género. No sólo tener estadísticas, insistió, sino saber el impacto diferenciado de la crisis para mujeres y para hombres, pues no es la misma. 

La magistrada del TEPJF dijo que además del riesgo de evitar el desempoderamiento de las mujeres en los procesos electorales, también existe el reto de brindarles capacitación para que conozcan y ejerzan sus derechos. Aunque hoy es de vital importancia la digitalización de las elecciones, recordó que no todas ni todos tienen acceso a medios digitales. 

Mónica Soto destacó las reformas aprobadas recientemente en México en materia de violencia política en razón de género y, al respecto, indicó que son positivas porque establecen sanciones claras, la obligación de reparación del daño e incluso el deber de publicar lista de infractores, además de que contiene previsiones que abren el camino para tener acceso a la justicia tanto en el ámbito administrativo como jurisdiccional. Hoy, asentó, el reto en América Latina es fortalecer una democracia sustantiva y paritaria. 

Recalcó que en México existe un sistema de paridad total, porque se exige el respeto de ese principio en todos los poderes públicos y niveles de gobierno, por lo que está en camino hacia la vanguardia del respeto a los derechos políticos de las mujeres en el mundo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here