Por Alejandro Galicia

Ésta es una frase que últimamente se ha puesto mucho de moda, sin embargo no es una frase que esté en boga, puesto que tiene un alcance más allá y esto deriva de la Reforma Constitucional de junio de 2011, en la cual se incorporó a nuestro Orden Jurídico Constitucional la Reforma de Derechos Humanos, y esta trajo consigo la incorporación de principios como lo son:

– Principio de Universalidad.

-Principio de Interdependencia.

Principio de Progresividad.

-Principio de Indivisibilidad.

-Principio del Interés Superior del Menor.

De los anteriormente enunciados, se precisaron de manera enunciativa, más no limitativa, puesto que en el orden constitucional existen principios que están inmersos dentro de la propia Constitución y no están abiertos a la misma.

El Interés Superior del Menor tiene su fundamento legal en el artículo 4to Constitucional, mismo que lo hace obligatorio para todos y cada una de las personas y autoridades que se encuentren inmiscuidas, adminiculado con lo expuesto en el artículo 12 de la Convención sobre los derechos del niño, en donde el Estado tiene la obligación de velar por todos y cada uno de los menores, debiendo garantizar de forma plena su derecho a expresar su opinión libremente en todos los asuntos que puedan afectarle y que aluden a determinaciones de su ámbito cotidiano.

Es decir, los menores de edad que se encuentren inmiscuidos dentro de una controversia familiar, cuentan con la facultad de expresar libremente su sentir, esto de acuerdo a lo sancionado por los articulos 5.16 y 5.35 del Código de Procedimientos Civiles para el Estado de México, sin embargo es de capital importancia que en la escucha de los menores se encuentren presentes un Psicólogo y un Perito en Psicología, llevando a cabo los protocolos asignados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

En esta escucha se debe de entender y analizar que no solamente basta con lo que exprese el menor, si no que se debe de tomar en consideración su grado de madurez, ventajas y desventajas de lo que está expresando, puesto que en la práctica sucede que algunos menores dicen que prefieren estar al lado de su padre porque él los trata bien, sin embargo dicen esto y lo entienden porque ellos no les exigen lo siguiente; que se bañen, que coman de forma nutritiva, que hagan la tarea, que se corten las uñas, que se cepillen los dientes, que participen en los labores domésticos, se corten el cabello de forma adecuada, entre otros.   

Otra situación que también debe de analizarse, es si se lleva a cabo una victimización del menor al presentarlo ante el juez, Ministerio Público, Psicólogo, siendo también video grabado, en donde depone su sentir, mismo que en algunas ocasiones es coaccionado por alguno de los progenitores, regularmente es por el no custodio; esta figura se llama Alineación Parental, que ésta de manera sintetizada, precisa que un padre pone en contra del otro padre a su menor descendiente, situación que también debe ser analizada por el juzgador a efecto de poder identificar la afectación causada y la forma a través de la cual va a analizar el juzgador el valor que en determinado momento pueda causar.

En estos casos lo más importante es que se advierta de manera efectiva cual es el escenario más benéfico para el menor, no solamente en lo que el refiera o precise, si no también se debe de analizar el dictamen pericial en Psicología y en Materia Social, lo que permitirá al juzgador tener un panorama más amplio de lo que realmente es más importante para el menor y con ello poder resolver no solo en base a lo expuesto por el menor, si no en todas las pruebas realizadas, mismas que deben ser analizadas tanto en su conjunto como en lo individual.

Para concluir, me permito expresar que en todo tipo de procedimientos se debe analizar el bienestar del menor y éstedebe estar por encima de los intereses personales de los progenitores, puesto que en la realidad de muchas ocasiones, el tener al menor se utiliza como una estrategia para perjudicar al padre no custodio, cuando lo que realmente se debería analizar, es el escenario total y absoluto de mejoría para el menor, y a esto me refiero al tipo de cuidado que tengan los padres, si tiene un espacio propio en donde dormir, la ubicación en donde habita, puesto que a manera de ejemplo, no es lo mismo vivir en una zona con delincuencia sumamente desarrollada, a un lugar industrial de progreso, la distancia del colegio en el que estudie, sus satisfactores personales como lo son: su alineo personal, su alimentación, la atención que en determinado momento tenga el progenitor con el menor, ya que todos estos son valores importantes que deben ser analizados, así como los valores y el proyecto de vida que le inculque el progenitor custodio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here