Inicio Legislativo Urge proyecto estratégico de producción para rescatar el cacao en México

Urge proyecto estratégico de producción para rescatar el cacao en México

1359
0

Ciudad de México.- Un proyecto estratégico para rescatar el cacao, y por tanto del chocolate mexicano, con un presupuesto básico de 200 millones de pesos para el próximo año, propusieron productores a diputados de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, y de la Comisión Especial de la Industria del Cacao.

Los legisladores se comprometieron a etiquetar esos recursos para reposicionar la siembra del cacao y revalorar su potencial económico y comercial, ya que dependen de su producción 37 mil productores y sus familias; alrededor de 100 mil núcleos se dedican a procesar y vender el chocolate, refirió.

El objetivo, agregaron, es preservar la siembra tradicional de cacao fino de aroma y el proceso heredado por los antepasados, del lavado y secado, que garantiza potencializar las propiedades alimenticias, médicas, afrodisiacas e industriales de diversas especies del grano, nativas de México.

El diputado Germán Escobar Manjarrez (PRI), presidente de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego, expresó su compromiso de posicionar la siembra del cacao y aumentar el presupuesto para promoverla, ya que “es una actividad viva que tiene futuro y mucho que ofrecer para el progreso de los productores mexicanos”.

El reto es recatar la producción cacaotera, a la baja en los últimos años, debido al daño causado por plagas como la monolia, la falta de apoyos financieros directos, y a sistemas de comercialización obsoletos. Urgió a diseñar un proyecto estratégico en el corto plazo.

Refirió que en el marco de la aprobación de la Ley de Ingresos y del Presupuesto 2017, la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego evalúa a fondo la situación de las actividades productivas, para focalizar esfuerzos y darles prioridad, a fin de etiquetar recursos. “Se luchará por etiquetarle 200 millones de pesos a la siembra de cacao, propuesta que se incluirá en la Opinión que se entregará a la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública”, explicó.

Propuso diseñar una agenda de acciones conjuntas entre las diversas fracciones parlamentarias, al margen de ideologías partidarias, a fin de que organizaciones campesinas, funcionarios y legisladores coadyuven desde su trinchera a apoyar a este sector.

Escobar Manjarrez recomendó replantear los viveros, promover la asesoría técnica y atender la sanidad para combatir las plagas, cuyo presupuesto es igual que el aprobado para este año. Ofreció promover el financiamiento y la comercialización tanto en el mercado nacional, como en el exterior, con el propósito de elevar las exportaciones.

El cacao es tan importante para el campo nacional como los cultivos de maíz, trigo, caña y café. Se complementan y son prioritarios para el consumo humano, precisó.

Preservar “la bebida de los dioses”

El diputado del PVEM, Leonardo Rafael Guirao Aguilar, presidente de la Comisión Especial de la Industria del Cacao, se pronunció por preservar “la bebida de los dioses”, mediante un presupuesto etiquetado por 200 millones de pesos para el año siguiente, sobre todo porque la Sagarpa ha reconocido que su siembra requiere atención y apoyo integral.

Convocó a sus homólogos de las diversas fracciones parlamentarias a trabajar en unidad, sin colores partidistas, y negociar un presupuesto digno para los cacaoteros. El cacao, explicó, es un fruto mágico que da identidad nacional y ofrece propiedades médicas, que aún no se han estudiado con todo el rigor que requiere para convertirse en una alternativa efectiva de salud.

Resaltó que el cacao mexicano tiene el primer lugar a nivel mundial, pero únicamente contribuye con el uno por ciento de la producción, cosechándose 40 mil toneladas; sin embargo, los asiáticos y africanos rebasan la producción con la obtención de 11 millones de toneladas.

Urgió a aumentar el consumo per cápita en el país, ya que no rebasa el medio kilo, ya procesado de forma artesanal como chocolate. Se requiere promover la venta, dijo.

Destacó la relevancia de que los diputados vigilen que los recursos presupuestales se canalicen de manera oportuna y veraz, lleguen a los pequeños productores y combatan las prácticas de “coyotes”, que lesionan y frenan la recuperación de sectores prioritarios.

Lo importante, continuó, es garantizar un desarrollo sostenido, porque muchas tierras están ociosas o se dedican a otros cultivos no rentables. Las remesas que puede generar, indicó, colocan al cacao como un cultivo alternativo de alto potencial económico y comercial, sobre todo porque muchas mujeres siembran este fruto mexicano.

Además, representa una opción de empleo para los jóvenes, y así se evita que migren, ya que el campo nacional requiere de su fuerza y decisión para hacer producir la tierra.

Al participar, Vicente Alberto Gutiérrez, presidente de Sistema Producto Cacao Nacional, apuntó que ese fruto arraiga la identidad y es orgullo nacional por las diversas propiedades que ofrece.

Recomendó no perder técnicas ancestrales en el lavado y secado, las cuales preservan su contenido y sus propiedades aromáticas, no así con el fermentado industrial que reduce sus niveles de aroma. Dijo que existen especies, no conocidas en el mercado internacional, que conservan totalmente sus condiciones naturales, por lo que el nicho de mercado deberá abrirse para colocarlo a precios competitivos.

Destacó la apertura de la perspectiva “funcional” del grano mágico y su aprovechamiento industrial, al descubrirse nuevos usos como el afrodisiaco.

“Actualmente se utiliza como una alternativa de medicina al aplicarse en personas recién operadas del corazón, porque tiene la particularidad de regular la presión arterial; en niños funciona para desarrollar su actividad cerebral”, informó.

Angélica Cruz Barrera, facilitadora del Sistema Producto Cacao Nacional, entregó a los diputados la propuesta presupuestaria para etiquetar 200 millones de pesos para el sector en 2017, con el propósito de preservar la producción de las diversas especies, en particular las de aromas finos, aumentar la siembra nacional y reducir las importaciones.

Aseguró que desde el 2012 se recuperan las exportaciones cacaoteras, con la venta de especies de aroma fino, pero se requiere un Plan Nacional de Cacao para definir una estrategia integral que garantice la siembra y promoción del grano, a través de acciones coordinadas.

También se necesita crear un padrón de productores para establecer programas reales que resuelvan sus problemas y evitar degradar el agrosistema, y se certifique el cacao para posicionarlo en el mercado internacional con mayores ventajas económicas y comerciales; además, registrar 19 especies endémicas para proteger su explotación y los diversos usos.

Resaltó la necesidad de elevar el valor agregado del grano para los campesinos, ya que su siembra es un área de oportunidad productiva para México, porque es de los pocos países a nivel internacional que produce cacao de alto aroma, con un elevado contenido nutricional.

Esteban Elías Ávalos, presidente de la Unión de Productores de Cacao, integrada por 27 organizaciones, expresó su preocupación por el equipo obsoleto utilizado para procesar el cacao, obtener sus componentes y venderlo a la industria, a fin de aprovechar al máximo su producción.

Señaló que las empresas gubernamentales como Diconsa, deben abrirse y adquirir los productos que procesan los cacaoeteros, como la cocoa, la cual no se ha logrado desplazar en la planta industrial nacional, convirtiéndose en pérdidas económicas para el sector.

Urgió a definir los apoyos financieros que aseguren aumentar la producción de cacao y recuperar los niveles históricos alcanzados por México, en beneficio de los 37 mil productores y sus familias, dedicados a la siembra de este fruto.