La esposa de Nivardo, Bianey Estrella Lagunas Tejas, relató lo que ella, sus hijos y el propio Nivardo han tenido que enfrentar en las últimas semanas, a consecuencia de la corrupta actuación de agentes de la Policía de Investigación, el Ministerio Público y hasta el juez que conoce del caso, quienes, para acallar a la opinión pública, tratan de “fabricar” a toda prisa un “responsable” del lamentable asesinato de la joven Lefni, cuyo cuerpo fue abandonado sin vida en un basurero de Santiago Tianguistenco.
  • Con solo un video de una camioneta que transita por su ruta diaria de la casa a la escuela de los niños es suficiente en el Estado de México para acusar de “feminicidio” a cualquiera.

Toluca, Estado de México.-  El día y a la hora que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México asegura que Nivardo Salvador Moreno estaba con Lefni Neftalí Colín Martínez, cuyo cuerpo fue localizado el 24 de febrero de este año en un tiradero de basura del municipio de Tianguistenco, en realidad él y su esposa recogían a uno de sus hijos en la escuela de Almoloya del Río.

De eso hay constancia que el juez que conoce del caso desestimó y no aceptó como prueba, quizá por la presión social que existe para aclarar urgentemente uno de los muchos asesinatos de mujeres.

Por eso, ahora Nivardo Salvador Moreno, de 40 años de edad, se encuentra en prisión preventiva en el Centro de Prevención y Readaptación Social de Tenango del Valle, acusado de “feminicidio”.

La esposa de Nivardo, Bianey Estrella Lagunas Tejas, relató lo que ella, sus hijos y el propio Nivardo han tenido que enfrentar en las últimas semanas, a consecuencia de la corrupta actuación de agentes de la Policía de Investigación, el Ministerio Público y hasta el juez que conoce del caso, quienes, para acallar a la opinión pública, tratan de “fabricar” a toda prisa un “responsable” del lamentable asesinato de la joven Lefni, cuyo cuerpo fue abandonado sin vida en un basurero de Santiago Tianguistenco.

“Públicamente me sumo a la exigencia de su familia y de algunas organizaciones sociales para el esclarecimiento del cobarde asesinato de esta joven, Lefni. Lo que se debe aclarar y castigar a quien o quienes resulten verdaderamente responsables. Pero sin afectar a personas inocentes”, dijo Bianey Estrella, esposa de Nivardo.

“Quiero denunciar públicamente que, supuestamente para aclarar ese crimen, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México lleva a cabo una supuesta “investigación” plagada de irregularidades en la que pretende involucrar a mi esposo, Nivardo Salvador Moreno”, agregó.

Relató que a Nivardo lo inculparon gracias a unas hojas en blanco que le hicieron firmar, bajo tortura, con choque eléctricos, ahogándolo, con una bolsa de plástico en la cara, las manos amarradas y dándole de patadas en los órganos sexuales, mismas que utilizaron luego para redactarle una supuesta “confesión”, la cual por supuesto nunca se presentó ante el Agente del Ministerio Público, en presencia de un abogado y mucho menos de un representante de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México.

En esa declaración que redactaron a máquina sobre las hojas que antes le hicieron firmar en blanco, los agentes ministeriales inventaron toda una historia en la que supuestamente Nivardo mantenía una relación con la joven asesinada, incluso relatan que ella recibía dinero a cambio de andar con el hombre casado.

“Yo me pregunto: ¿Cómo la familia de Lefni permite que la autoridad busque “aclarar” su muerte, con base en una imputación tan delicada como señalarla como una persona a la que le gustaba tener relaciones con hombres casados y, además, que recibía dinero a cambio?”, cuestionó.

Hasta el momento, la única “prueba” que ha presentado el agente del Ministerio Público ante el Poder Judicial del Estado de México para incriminar a Nivardo del asesinato de la joven Lefni es un video de cámaras de seguridad privadas, en el cual se observa que la camioneta propiedad de la familia de Nivardo pasa en varias ocasiones por una esquina que se ubica a dos cuadras y media del lugar donde se vio por última vez a la joven, que es un local donde hay “maquinitas” de video juegos y ella era la que administraba el lugar.

Sin embargo, los familiares de Nivardo aclararon que es lógico que existan cientos de videos del paso de esa camioneta, de su propiedad, pues para ellos es una ruta de todos los días por donde van, entre otras cosas, a recoger leche a una Lechería Liconsa de la localidad (Almoloya del Río), así como a ir a dejar y a traer a sus hijos a la escuela, porque es la misma ruta.

“La más cercana de esas cámaras está a más de 250 metros de ese local comercial, el de las “maquinitas” de video juegos; en esas cámaras se observa que pasa la camioneta de nuestra propiedad, a más de 2 cuadras y media del lugar donde trabajaba ella. La camioneta va en el sentido de la vialidad y unos 10 minutos después regresa”, precisó la esposa de Nivardo.

Indicó que esos videos han sido claramente manipulados, por lo que carecen de todo peso específico como pruebas, pues, por ejemplo, en la Carpeta de Investigación se asegura que en los videos se observa que las placas de la camioneta habían sido “talladas” para confundir y evitar la identificación plena del vehículo; sin embargo, un perito de campo de la propia Fiscalía General de Justicia ya revisó el vehículo y determinó y declaró oficialmente que eso es mentira, que las placas no han sido afectadas de ninguna manera, que son 100% legibles, y que el engomado y las placas son originales, legales, y perfectamente distinguibles.

Por estas razones, Bianey Estrella Lagunas Tejas demandó: “Que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México reponga la investigación de este caso y sustente sus dichos con algo más que un video manipulado de una camioneta que va y viene por su ruta cotidiana”.

Exijo –dijo– protección para mí y para todos los miembros de mi familia, y advierto que de cualquier cosa nos suceder, los únicos responsables serán el Fiscal General de Justicia del Estado de México, José Luis Cervantes Martínez, y todo su equipo de trabajo, comenzando por el Ministerio Público que conoce del caso, los agentes investigadores que han “fabricado” estas acusaciones, y también el Juez que lleva la causa.

Demandó a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México que deje de ensuciar el nombre y la memoria de Lefni y de todas las víctimas de feminicidio, a las cuales, antes de abrir la carpeta de investigación, ya las está señalando como “prostitutas” que andan con hombres casados a cambio de 300 pesos.

Finalmente, hizo un llamado al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, y al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para que observen y revisen este caso, porque, advirtió, “fabricando culpables no van a ayudar en nada a esclarecer las muertes de tantas mujeres inocentes”.

Artículo anteriorEnfrentamiento entre sicarios y elementos de la Guardia Nacional el Teocaltiche Jalisco
Artículo siguienteReconocen avances de Ecatepec en combate a violencia de género y desaparición de mujeres

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí