Inicio Estado de México Prevención, detección y control de diabetes

Prevención, detección y control de diabetes

671
0

En la institución hay gran variedad de programas preventivos

Naucalpan, Edomex.- La diabetes forma parte de un grupo de enfermedades crónicas que incrementan en gran medida la pérdida de años de vida saludables por discapacidad, o la muerte prematura, indicó la doctora Marisol Torres Toledano, internista en  la Delegación Regional del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Estado de México Oriente.

Añadió que las tendencias actuales en beneficio de las personas con esta enfermedad son las políticas públicas en el rubro de la salud, encaminadas a la prevención y detección oportuna tanto de la enfermedad como sus secuelas. “En el IMSS, la gran variedad de programas preventivos, son parte de ello”.

Dijo que las últimas propuestas de las diferentes asociaciones internacionales proponen una modificación sustancial en el tratamiento de la diabetes: centrar el tratamiento en la persona. Vencer la resistencia al cambio tanto del médico como en el paciente; además de dominar los efectos psico-emocionales asociados, son algunos de los componentes.

Sin embargo, los expertos debaten e investigan en qué punto radica el éxito sostenido de tratamiento médico. ¿Por qué algunas personas fácilmente alcanzan metas de tratamiento y otras no?

Y al parecer mucho tiene que ver con la generación de cambios conductuales positivos, cobijados por intervenciones médicas oportunas, fortalecimiento del sistema familiar, pero sobre todo generar la persona con diabetes habilidades de autogestión, capacitación para la toma de decisión sobre su tratamiento y el auto monitoreo.

Las intervenciones más importantes, asumen los expertos, radican en el cambio de estilo de vida, y es tan trascendente que la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el 80 por ciento de los casos de diabetes tipo 2, se pueden prevenir mediante intervenciones sencillas y económicamente eficientes.

La especialista subrayó que lo importante de este tipo de acciones es que los efectos sobre la elevación de azúcar en sangre pueden verse pronto, dos semanas después de iniciar los cambios: ejercicio, alimentación correcta y hábitos saludables.

El desequilibrio continuado y por mucho tiempo entre la energía que se consume (aspecto nutricional) y la energía que se utiliza (actividad física), sumado a los entornos “diabetógenos” y “obesógenos” son lo que genera no solo la diabetes sino sus complicaciones sobre la vista, riñones, corazón, nervios, pies, sistema digestivo, etcétera.

Es ahora un mito que el paciente diabético tiene que padecer la enfermedad, morir con secuelas o de forma precoz. Lo que sí es una realidad es que “esta es una enfermedad lenta y silenciosa que cuando habla ya difícilmente se puede hacer callar”.

Actualmente se conocen de forma detallada las actividades físicas que tienen que hacerse, los tipos de alimentación que hay que proveernos, incluso el tipo de mentalidad que debe prevalecer en nosotros tanto para no desarrollar diabetes como para mantenernos en control en caso de habérsenos diagnosticado.  La clave, es ser constante, inteligente y proyectar el tipo de calidad de vida que queremos vivir los próximos cinco años.

“Oh sea, el ejercicio que hago hoy, lo que como hoy y como me siento hoy, determinan en gran medida los factores de riesgo de mañana, sumemos a esto que dado el avance tecnológico global, la esperanza de vida del mexicano al menos alcanza los 73 años en promedio, imaginemos el futuro de nuestros niños mexicanos obesos y con problema metabólico desde la infancia temprana”, señaló la doctora Marisol Torres Toledano.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here