Inicio Estado de México La nueva forma de ejercer un empleo en México “El teletrabajo”

La nueva forma de ejercer un empleo en México “El teletrabajo”

74
0
En nuestro país, el teletrabajo es algo novedoso y de capital importancia, sin embargo de qué manera podemos solventar las oportunidades del mismo, en los lugares en donde realmente no contamos con energía eléctrica, con internet, ni siquiera con señal para los teléfonos celulares

Por Alejandro Galicia.

Surge una nueva forma de desplegar el empleo en México, la cual se ajusta a las necesidades y retos actuales que la sociedad demanda, esto en virtud de que hoy en día, a nivel internacional, contamos con una pandemia, misma que ha traído como consecuencia invaluables pérdidas humanas; lo que ha generado un cambio de vida radical para cada uno de los habitantes de este planeta, y no solo se ha mantenido en pérdidas humanas, sino en detrimento de la salud y de la capacidad económica.

Estas circunstancias sociales, de salud y económicas, han repercutido en el área del derecho laboral, tan es así, que en la reforma publicada en el DOF de fecha 11 de enero del año 2021, en el capítulo XII BIS de la Ley Federal del Trabajo, se incorpora una nueva forma de desplegar el empleo, siendo éste el denominado “Teletrabajo”.

Procedemos a explicar en qué consiste la figura del “Teletrabajo”, ésta, es una actividad de organización laboral subordinada, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas, misma que se puede realizar en establecimientos distintos, o diversos lugares destinados por el patrón, en los cuales no se necesita la presencia física de la persona trabajadora, sino que ésta modalidad se lleve a cabo utilizando primordialmente las tecnologías de la información y comunicación, a través de la cual se puede generar un contacto y mando entre la persona trabajadora bajo la modalidad del teletrabajo y el patrón.

La persona trabajadora prestará sus servicios de forma personal, remunerada y subordinada al lugar distinto de las instalaciones de la empresa, o fuente de trabajo del patrón, y utilice las tecnologías de la información y la comunicación, pudiendo aplicar las tecnologías de infraestructura, servicios, redes, software, aplicaciones informáticas, y dispositivos que tienen como propósito facilitar las tareas y funciones en los centros de trabajo, que les permitan a los trabajadores crear, modificar, almacenar, proteger y recuperar información.

Las condiciones laborales que se llevarán a cabo en este tipo de contratos, son las mismas que prevé la Ley Federal del Trabajo, debiendo existir mediante un contrato escrito, en donde ambas partes conserven un ejemplar, esto se traslada también a formalizar contratos colectivos de trabajo, que en su caso pueda realizar el patrón con sindicatos y empresas, garantizando mecanismos de comunicación y difusión que se lleven a cabo entre el patrón y el trabajador.

El patrón en la modalidad del teletrabajo, cuenta con las siguientes obligaciones:

  • Proporcionar, instalar y encargarse de los equipos necesarios para el teletrabajo, como equipo de cómputo, sillas ergonómicas, impresoras, entre otros.
  • Recibir oportunamente el trabajo y pagar los salarios en la forma y fechas estipuladas.
  • Asumir los costos derivados del trabajo, a través de la modalidad del teletrabajo, incluyendo el pago del servicio de telecomunicación y la parte proporcional del servicio de luz.
  • Llevar el registro de insumos entregados a las personas trabajadoras y cumplir con las disposiciones en materia de salud y seguridad en el trabajo.
  • Implementar mecanismos que preserven la seguridad de la información y datos utilizados por las personas trabajadoras.
  • Respetar el derecho a la desconexión de las personas trabajadoras en la modalidad del teletrabajo al término de la jornada laboral.
  • Inscribir a las personas trabajadoras al régimen obligatorio de Seguridad Social.
  • Establecer mecanismos de capacitación y asesoría necesarios para garantizar la adaptación y aprendizaje adecuados de las tecnologías.

De lo anteriormente indicado, es importante referir que los trabajadores cuentan con obligaciones laborales, que permiten que su cumplimiento haga valido la forma de desplegar el teletrabajo, siendo estas obligaciones, como por ejemplo:

  • Tener el mayor cuidado en la guardia y conservación de los equipos, materiales y útiles que reciban del patrón.
  • Informar con oportunidad sobre los costos pactados de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad derivados del teletrabajo.
  • Cumplir con el horario laboral impuesto por el patrón.

Una vez referido lo anterior, procederemos a explicar y analizaremos si realmente estamos preparados socialmente para poder desplegar el teletrabajo.

En nuestro país, el teletrabajo es algo novedoso y de capital importancia, sin embargo de qué manera podemos solventar las oportunidades del mismo, en los lugares en donde realmente no contamos con energía eléctrica, con internet, ni siquiera con señal para los teléfonos celulares; situaciones que todas ellas en su conjunto traen una problemática social para desplegar un empleo, porque el patrón puede otorgar el equipo de cómputo y los insumos necesarios, por cómo se va a sobrepasar la barrera de los lugares en donde ni siquiera tenemos energía eléctrica, las preguntas obligadas serían:

  • ¿Los trabajadores que no tienen energía eléctrica pueden desplegar el teletrabajo?
  • ¿La Ley Federal del Trabajo está discriminando a la población que no cuenta con las condiciones idóneas para desplegar el teletrabajo?
  • ¿Es válido que el patrón pague los servicios de conexión y parte proporcional de electricidad, o esto puede entenderse en un absurdo como podría ser, que el patrón también deba de pagar los gastos de traslado a un trabajador, al lugar en donde desempeña su empleo?

Estamos en un avance notorio y trascendental en materia laboral, se me ocurre, como en su momento cuando nosotros veíamos la caricatura de “Los Supersónicos”, que todo se hacía de manera virtual y electrónica, eso que veíamos un tanto alejado de nuestra realidad y que nos generaba gracia, hoy en día nos ha alcanzado, como el estar en juntas de manera digital, el que un médico nos atienda en video llamada, y actualmente realizando nuestro trabajo desde nuestro hogar.

Situaciones todas ellas que nos permiten centrarnos en una realidad, y esa realidad consiste en; los avances tecnológicos han llegado para quedarse, quien se rehúse a entrar a la tecnología, será relegado de los avances sociales, motivo por el cual debemos ser progresivos en el ejercicio de nuestras acciones de forma propositiva y no estar relegados al uso de la tecnología.

Contacto:irving82185@hotmail.com

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here