“La decisión del Gobierno del Estado de México de reabrir una buena parte de la economía y de la actividad de gobierno, aun estando el semáforo epidemiológico en rojo, fue acertada, ya que desde nuestro punto de vista el daño a la economía y el rezago en trámites de gobierno eran ya insostenibles”, aseguró Francisco Cuevas Dobarganes, director general de la agrupación.

ECATEPEC, MÉXICO.- La Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM) reconoció que la decisión del Gobierno mexiquense de reabrir una buena parte de la actividad comercial y de gobierno, fue acertada, pues ya era insostenible el daño a la economía, pero será necesario reforzar medidas sanitarias y ubicar sitios de alto riesgo de contagio.

“La decisión del Gobierno del Estado de México de reabrir una buena parte de la economía y de la actividad de gobierno, aun estando el semáforo epidemiológico en rojo, fue acertada, ya que desde nuestro punto de vista el daño a la economía y el rezago en trámites de gobierno eran ya insostenibles”, aseguró Francisco Cuevas Dobarganes, director general de la agrupación.

Lo más importante es la salud de la población, pero desde el inicio de la pandemia hubo un mal manejo, señaló Cuevas. En marzo UNIDEM realizó varios señalamientos sobre que el confinamiento sólo se estaba llevando a cabo en ciertos sectores de la economía y el formal, fue el más lastimado.

La agrupación refirió que de nada servía sólo parar las actividades económicas formales, que son las que tienen los medios para realizar mejores medidas de mitigación, si los contagios se daban en las fiestas, en el transporte público y en los mercados y tianguis.

“En este momento en que continuamos con una gran cantidad de contagios y fallecimientos, ya es imposible cerrar totalmente la economía para contener la propagación de la enfermedad, ya que la sincronía con la producción de autos con Estados Unidos, el daño patrimonial de las familias y empresas, el desempleo y la presión social hacen inviable tomar decisiones duras”, sostuvo Cuevas.

Adicionalmente el hecho de que el Gobierno de la Ciudad de México haya cambiado el semáforo a naranja, ponía a las empresas del Estado de México en una desventaja absoluta por el daño económico debido al confinamiento.

El líder empresarial apuntó que aunque la decisión de abrir es complicada y tendrá implicaciones en los contagios que sólo se conocerán hasta dentro de 10 a 15 días, el gobierno estatal ya no tuvo otro remedio.

Sin embargo, UNIDEM recomendó que los gobiernos de la CDMX y el mexiquense verifiquen el cumplimiento de todas las medidas dispuestas por la Secretaría de Salud en el transporte público, en las empresas, oficinas de gobierno y los espacios públicos.

“En este cambio de estrategia, es fundamental que tengan la capacidad de detectar sitios de alto riesgo y actuar en consecuencia, tal como se hizo para replantear la reapertura del Centro Histórico de la CDMX”, refirió Cuevas.

Adicionalmente apuntó que es prudente que el Gobierno Federal, ahora que empiezan a reabrirse algunos estados de manera prematura, al no haber otra alternativa, inicien nuevas campañas mediáticas con mensaje más duros sobre las medidas que debe tomarse y las consecuencias por no hacerlo.

“Por nuestra parte, como agrupación empresarial,  intensificamos las campañas de información entre los empresarios y sus trabajadores, tenemos un listado amplio de proveedores de material sanitario, contamos con grupos de información médica y de capacitación, difundimos todos los documentos emitidos en materia de salud de procedencia federal, estatal y privado, y en breve iniciaremos rutas de traslado de trabajadores a sus centros de trabajo con estrictas medidas de sanidad”, destacó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here