Una primera parte de la exposición trata acerca de sus raíces prehispánicas, las cuales inician en el periodo posclásico tardío, en el año 1200 del presente, con las migraciones chichimecas de las cuales forman parte.
  • Pueden visitarla en el Museo Arqueológico de Valle de Bravo, con entrada gratuita y todas las medidas de sanidad.

Valle de Bravo, Estado de México.- La exposición “Mazahua: pasado y presente de una cultura viva” pretende sensibilizar al público visitante acerca de la importancia que tienen los mazahuas, quienes son el pueblo originario más numeroso del Estado de México, cuyo rasgo más sobresaliente es su esfuerzo por preservar sus costumbres y tradiciones ancestrales, además de su gran cuidado a la naturaleza, misma que es su principal fuente de espiritualidad.

Una primera parte de la exposición trata acerca de sus raíces prehispánicas, las cuales inician en el periodo posclásico tardío, en el año 1200 del presente, con las migraciones chichimecas de las cuales forman parte.

A partir de esta época, han conformado su identidad cultural, difundida de padres a hijos mediante la práctica y tradición oral, sus conocimientos ancestrales acerca del trabajo textil y del uso de la medicina tradicional, aspectos que se destacan en esta exposición.

Conformada por 26 piezas arqueológicas, 11 textiles, dos fotos y cinco cédulas de información de diversas plantas medicinales, las y los visitantes pueden descubrir que, para los mazahuas, la enfermedad es un desequilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, por lo que el uso de plantas, minerales, animales, humos e hidroterapia o temazcal, les ayuda a restablecer este equilibrio y, por tanto, la salud del individuo.

La relevancia que los mazahuas le dan a la práctica de este conocimiento medicinal ancestral, el cual atesoran y difunden a través de las diferentes generaciones, ha variado poco desde la época prehispánica, aunque ha recibido influencia de culturas como la española, la africana y, por supuesto, la medicina moderna.

En la exposición se muestran algunas de las plantas medicinales empleadas actualmente con propósitos terapéuticos, muchas de las cuales también eran utilizadas en la época prehispánica.

La última parte de la exposición presenta el trabajo textil que realizan, destacando dos aspectos: el proceso de teñido de fibras que se hace por medio de tintes naturales, extraídos de plantas y minerales principalmente, y la manufactura de fajas bordadas hechas en lana o punto de cruz, llenas de simbolismos, en las que describen conocimientos e historias, usan escenas de la vida cotidiana y figuras de plantas o animales.

Ésta es una muestra de la lucha del pueblo mazahua por preservar su identidad cultural, por el culto al agua y a la madre tierra para agradecerles la cosecha. Destaca de ella la práctica de su lengua materna, el respeto a la naturaleza a la que le retribuyen todas las bondades que ella les da.

 

Artículo anteriorAlrededor de 500 proyectos registrados en la Convocaría de Artes Escénicas 2022
Artículo siguienteArraiga Axapusco raíces indígenas teotihuacanas, toltecas y otomís

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí