Inicio CDMX La lucha en contra de la reforma energética es por la...

La lucha en contra de la reforma energética es por la salud, el medio ambiente, la transparencia y la economía de la población: PRD CDMX

109
0

Ciudad de México.- El presidente del Partido de la Revolución Democrática en la Ciudad de México (PRD-CDMX), Raúl Flores, informó que ha iniciado trabajos con un grupo de expertos y de especialistas de instituciones como la UNAM y el Instituto del Petróleo para buscar alternativas e iniciativas que contribuyan a mitigar los efectos negativos de la Reforma Energética y para que el precio de las gasolinas se fije con una visión ambiental, social y de movilidad, y no a capricho de las autoridades federales.

Flores García recordó que es la fecha en que a pesar de las solicitudes de diversas organizaciones, institutos y medios de información Pemex no ha querido o no ha podido demostrar que los combustibles que consumimos son de buena calidad. Aun así, rebasan el precio de venta promedio a nivel mundial, con lo que a todas luces se incumplen las promesas y anuncios con los que se bombardeó a la opinión pública sobre las supuestas bondades que traería consigo la Reforma Energética de Enrique Peña Nieto.

Pero señaló que lo más grave del precio de las gasolinas no es el alza por sí misma, sino que muy poco o nada de su costo se está destinando a medidas de resarcimiento de los daños ambientales y a la salud que provocan, ni a mejorar la movilidad en la zona metropolitana del país.

“Es momento de reflexionar que tanto está interesado el gobierno de Peña Nieto y las autoridades en materia de energía de nuestro país en darle viabilidad a la sustentabilidad ambiental, porque puede ser atractivo que se hable de que bajen los precios, pero no se habla de mejorar la calidad de las gasolinas, de tener más alternativas para la generación de energía eléctrica ni de la contribución directa que debería tener el sector energético con el mejoramiento del transporte público para mejorar la movilidad y disminuir la contaminación atmosférica. Estos son los temas que deben, sin duda, alentar nuestra lucha como izquierda e impulsar y apoyar las propuestas que nos alejen del abuso en el consumo de combustibles de origen fósil”, precisó.

En este sentido, el líder perredista indicó que manifestarse en contra del precio de las gasolinas y afectar a las y los trabajadores que trabajan en las estaciones de servicio es una medida, que aunque llamativa y mediática, es injusta y limitada, y dijo que lo que es más importante es que la gente conozca, de parte de los expertos y especialistas en la materia, las causas detrás del tema del alza en los energéticos y quiénes son los que realmente pagan esos aumentos, pues recordó que el 80 por cientos de la población en la Ciudad de México no tiene automóvil propio.

Añadió que lo que es verdad es que el 100 por ciento de los habitantes de la ciudad estamos pagando un costo en nuestra salud y en la dificultad para desplazarnos como consecuencia de las gasolinas y de los usuarios de las mismas.

“Es sorprendente que se hable de un efecto inflacionario del alza de las gasolinas en el mismo mes en el que incrementaron sus precios, cuando es claro que los efectos o impactos económicos apenas estarían sujetos a la actualización de los costos por parte de los empresarios. Decir que el alza de la gasolina es inflacionaria sólo es el pretexto para ocultar algo que es aún más grave: el desastre económico que se está viviendo en nuestro país, mucho en parte por la premura e irresponsabilidad del gobierno de Peña Nieto de sacar adelante reformas estructurales que no fueron pensadas para el bien de la mayoría ni suficientemente discutidas, colocándonos en una situación adversa que la izquierda tiene que buscar cómo afrontar para contener y revertir  sus efectos”, concluyó.