Inicio Nacional La CONAVI hace un llamado para impulsar la construcción eficiente y sustentable...

La CONAVI hace un llamado para impulsar la construcción eficiente y sustentable en el país

521
0

México, como miembro fundador de la GABC, tiene el objetivo de contribuir a la transición global hacia un sector de la construcción ecológico.

 

Ciudad de México.- La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), a través de la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI), invita a los Gobiernos estatales y municipales a sumarse a la Alianza Mundial para la Edificación y la Construcción (GABC por sus siglas en inglés) Capítulo México, con el fin de lograr construcciones eficientes y sustentables, que contribuyan a reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero de las edificaciones.

En el marco de la 9ª Conferencia Ministerial sobre Energía Limpia que se lleva a cabo en Copenhague, Dinamarca, la CONAVI destacó la importancia de redoblar esfuerzos en la materia y establecer directrices claras y homologadas que mitiguen las emisiones de Gases de Efecto Invernadero en las construcciones.

El llamado se hizo en virtud de que, tan solo en 2015, el sector de la construcción en México emitió 874 mil 420 toneladas en CO2e y 4 toneladas de Carbono Negro. Por su parte, las edificaciones comerciales, institucionales y residenciales fueron responsables de 26.6 millones y 31 mil 867 toneladas respectivamente. Además, se estima que para 2050, se agregarán 7 millones de viviendas al parque habitacional, las cuales emitirán 25 millones de toneladas de Gases de Efecto Invernadero.

Por tal motivo, nuestro país, se ha trazado la meta de minimizar al 50 por ciento las emisiones de CO2 para 2050; y a la vez, cumplir con el Acuerdo de París que tiene como objetivo reducir a 2 grados Celsius el aumento de la temperatura global.

 México es miembro fundador de la GABC y junto a otros 23 países y más de 72 organizaciones no gubernamentales, tiene el objetivo de construir edificios ecológicos, de baja emisión de carbono, eficientes en el consumo de energía y resistentes. Para lograrlo, es esencial que el sector de la construcción se encuentre en una trayectoria baja en carbono con nuevas y mejores políticas aplicables a las edificaciones y la construcción.

En el caso de México, esto se realiza a través del liderazgo de la SEDATU quien ha impulsado la Mesa Transversal de Vivienda Sustentable, con la que se busca junto con los Organismos Nacionales de Vivienda, homologar los criterios en la materia.

Esto se incluye en la Estrategia Nacional de Vivienda Sustentable, que atiende la vivienda en contextos urbanos y rurales y en donde la CONAVI ha invertido 2 mil 653 mdp en programas de vivienda nueva entre 2015 y 2017.

Dicha iniciativa ha sido reconocida a nivel internacional por ser la primera NAMA financiada a través de mecanismos de cooperación mundial y que contempla criterios de eficiencia energética e hídrica, con lo que se mitigan aproximadamente el 25 por ciento de sus emisiones de carbono.

Las Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas (NAMA, por sus siglas en inglés) son una oportunidad que ha impulsado el Gobierno de la República para la vivienda de interés social en 25 entidades federativas y 110 ciudades. Hoy, tres de cada 10 viviendas que subsidia la CONAVI tienen estas características.

Desde 2013, el Gobierno de la República ha dado financiamiento a más de 95 mil viviendas, mitigando más de 54 mil 081 toneladas de CO2 al año, equivalente a plantar 1.8 millones de árboles. La reducción en el consumo de energía de estas viviendas ha generado un ahorro en las familias mexicanas de más de 157 millones de pesos.

Es necesario extender estas políticas y estrategias a la totalidad de las edificaciones y la construcción a fin de lograr mercados de edificios neutros de carbono, eficiencia energética y resilientes, y además darlas a conocer a la población de manera que los ciudadanos mismos exijan las tecnologías.

Por ello, el Gobierno de la República hace la invitación a participar en el desarrollo de estrategias nacionales de construcción y en el desarrollo de una hoja de ruta compartida que establezca objetivos globales para la eficiencia energética, mientras se reduce la huella de carbono del sector de la construcción.