Inicio Agropecuario Erradicar la pobreza alimentaria, reto de la agricultura mexicana: CIOAC-JDLD

Erradicar la pobreza alimentaria, reto de la agricultura mexicana: CIOAC-JDLD

422
0

2 de julio, Día de la Agricultura Nacional.

 

Ciudad de México.- El próximo 2 de julio en México se celebra el Día de la Agricultura Nacional, sin embargo, para la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos “José Dolores López Domínguez” (CIOAC-JDLD) el reto clave para la agricultura es la producción de alimentos y superar la pobreza de 53.4 millones de personas.

Lolo López Barrios, secretario general de esta organización campesina, indicó que el actual modelo de desarrollo económico no ha generado las condiciones para repuntar la agricultura en el país, sobre todo, en las zonas rurales e indígenas, donde 9.4 millones viven en pobreza extrema.

Señaló que “Podemos aspirar a erradicar la pobreza extrema, poniendo en práctica una política agroalimentaria, basada en una nueva agricultura sostenible, que impulse a las pequeñas agriculturas y no busque solamente el beneficio de las empresas transnacionales”. El líder campesino expresó que ampliando el mercado interno, sin descuidar al externo, se favorecerá más a las familias rurales y urbanas.

En el caso de nuestro país se producen 198 millones de toneladas de granos, frutas, hortalizas, forrajes y ornamentales, sin embargo, se compran 14 millones de toneladas de maíz en el extranjero. “Eso se tiene que acabar. Necesitamos dejar de comprar el 20 por ciento del frijol y el 90 por ciento del arroz que consumimos”.

Indicó que en México, existen 7.5 y 4.5 millones de hectáreas no cultivadas, de estas el 47 por ciento fue por razones económicas o sociales pero no agronómicas o ecológicas; mientras que el 15 por ciento fue por razones climáticas o de suelo; y el 26 por ciento no se cultiva, por lo que podrían ponerse activas.

Indicó que el actual modelo neoliberal solo ha traído desgracia al campo mexicano, pues el despojo del territorio, la explotación de la tierra, de la biodiversidad, de los bosques, de las minas, del subsuelo y ahora del agua, nos conduce a una dependencia alimentaria. Por lo que es importante impulsar un nuevo modelo de desarrollo, en el que se tome en cuenta a las pequeñas unidades de producción, ya que solo así se podrá eliminar la pobreza alimentaria.

Recordó que México tiene un enorme potencial para ser proveedor global de frutas tropicales, hortalizas y productos pecuarios (producción de carne y leche); además de una tierra fértil para aumentar la producción de granos, oleaginosas y forrajes.

Destacó que en el país existen 2 millones 147 mil 619 unidades de pequeña agricultura con potencial productivo, lo que corresponde al 39.6 por ciento del total de las unidades económicas rurales, que bien podrían contribuir para erradicar el hambre y la pobreza alimentaria, que tanto lacera a las familias mexicanas.