Inicio Nacional El INAH realizó importantes labores de restauración en 2017

El INAH realizó importantes labores de restauración en 2017

13
0

El universo de bienes culturales atendidos por el instituto fue de los vestigios arqueológicos al arte contemporáneo.

Ciudad de México.- A lo largo del año que concluye, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) llevó a cabo destacados trabajos de restauración sobre un variado universo de bienes culturales, entre elementos arqueológicos, esculturas, inmuebles, pintura de caballete y pintura mural que, en su conjunto, representa más de cinco siglos en el devenir histórico-social de la nación mexicana.

De esta labor destaca la conclusión del proyecto de restauración de la Escultura Ecuestre de Carlos IV, conocida popularmente como El Caballito, en el Centro Histórico de la Ciudad de México; intervención sin precedentes que consiguió restablecer la integridad de la superficie metálica en la obra de Manuel Tolsá, afectada por la acción de más de dos siglos de intemperismo y por una intervención inadecuada realizada en 2013.

Tras hacerse cargo del proyecto en mayo de 2016 y ejecutar una primera fase de diagnóstico y propuesta de trabajo, los restauradores y conservadores del INAH lograron hitos como la recuperación del recubrimiento pictórico verde-marrón original en la escultura. La intervención también incluyó limpieza y mantenimiento en el núcleo del basamento y el pedestal que sostiene al Caballito, así como de las tres placas –dos de mármol fechadas en 1852 y una de cobre que data de 1979– dispuestas en sus costados oriente, poniente y sur.

En la recuperación de este elemento intervinieron más de 160 profesionales adscritos a áreas del INAH, como las coordinaciones nacionales de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) y de Monumentos Históricos (CNMH), y la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), además de especialistas de otras instituciones nacionales y del extranjero.

En materia de arqueología, el INAH concluyó los tratamientos de conservación, restauración y estabilización del esqueleto prehistórico femenino de “Naia”, descubierto en una oquedad denominada Hoyo Negro dentro de una cueva sumergida en Tulum, Quintana Roo. Los restos óseos, cuya antigüedad se calcula entre 13,000 y 12,000 años A.P. (antes del presente), fueron trasladados al Museo Nacional de Antropología para su resguardo y correcta preservación.

Otro proyecto que culminó 2017 fue el del Camarín de la Virgen de Loreto, en el Museo Nacional del Virreinato, ubicado en Tepotzotlán, Estado de México. Reabierto al público luego de tres años de labor, dicho espacio recobró la estabilidad de todos los elementos resguardados en su interior, entre ellos ocho retablos de madera tallada y dorada, ocho pinturas del artista novohispano Miguel Cabrera, tres mil 900 mosaicos de talavera y cerca de 300 metros cuadrados de estuco.

Asimismo, se logró recuperar la iluminación natural del camarín mediante la colocación de ventanas de vidrio que retomaron el diseño de las que originalmente tuvo, ya que en los años 70, se instalaron alabastros cuya composición, al oxidarse, impidió paulatinamente el acceso de la luz al espacio.

En el Museo Nacional de Antropología (MNA), expertos del INAH atendieron dos murales de gran importancia: El mundo mágico de los mayas, de la pintora surrealista Leonora Carrington, y Mapa de Mesoamérica, de Ernesto Vázquez y Luis Covarrubias. Con el apoyo de la Fundación American Express, ambas obras fueron limpiadas a detalle, libradas de intervenciones anteriores, resanadas y reintegradas en sus gamas cromáticas.

Otra obra pictórica de 2.90 metros de alto por 6 metros de largo, si bien ajena a las colecciones del INAH, pero restaurada con éxito por personal de éste, fue el Mural de Fitzia en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía “Manuel Velasco Suárez” (INNN), en la Ciudad de México. Realizada en 1964 por Fitzia Mendialdua, la obra requirió de un año y cinco meses de atención.

Los restos óseos de los hermanos Aquiles, Máximo y Carmen Serdán Alatriste, considerados los primeros mártires de la Revolución Mexicana, comenzaron a ser intervenidos este 2017 por especialistas de la CNCPC. Dicha tarea continúa e incluye la restauración de las urnas de plata en las que se encontraban los restos de los héroes.

En la ENCRyM, específicamente dentro del Seminario-Taller de Restauración de Pintura de Caballete, profesores y estudiantes trabajaron dos pinturas del artista novohispano José de Ibarra, provenientes de la Capilla de la Comprensión de Tlacotes, en Zacatecas.

Las obras del siglo XVIII, Los Desposorios y La Visitación, que narran pasajes de la vida de la Virgen María, eran las últimas por intervenir dentro de una serie de once piezas pertenecientes al citado templo zacatecano, trabajadas en sus nueve elementos restantes por un proyecto anterior de la ENCRyM, entre 1997 y 2002.

Otros dos objetos virreinales fueron atendidos en el Taller de Restauración del Centro INAH Morelos: una escultura policromada de san Mateo Apóstol y un catafalco de madera tallada decorado con hoja de oro, fechados, respectivamente, en los siglos XVII y XVIII.

Pertenecientes a la parroquia de San Mateo, en el municipio de Atlatlauhcan, estos bienes fueron librados de capas de pintura mal aplicadas en el pasado y devueltas a sus policromías originales. También se repararon daños ocasionados por el uso que estos objetos tienen durante las procesiones.

Una valiosa colección de portaincensarios efigie de Lakamha’, antigua ciudad maya que hoy se conoce como Palenque, fueron restaurados por especialistas de la CNCPC y el Centro INAH Chiapas. Luego de permanecer ocultos por centurias, este tipo de objetos, cuyo acervo asciende a 130, comenzaron a emerger a partir de excavaciones en los basamentos de los templos de La Cruz, de la Cruz Foliada y del Sol, así como de los templos XIV y XV de Palenque.

A su vez, el Seminario Taller de Restauración de Cerámica de la ENCRyM atendió dos colecciones de importancia: una correspondiente a 12 piezas de barro, en distintos estados de conservación, conocidas como xantiles(representaciones de dioses del panteón mesoamericano) procedentes de Tehuacán, Puebla; y otra de cincosahumadores ceremoniales y parte de un brasero tipo azteca, localizados en 2016 durante un salvamento arqueológico en Cuautitlán, Estado de México.

Otra instancia de la ENCRyM, el Seminario-Taller de Conservación y Restauración de Textiles, intervino la Bandera Conmemorativa del 1er Batallón del Estado de Oaxaca, perteneciente al Museo de las Culturas de Oaxaca, Ex Convento de Santo Domingo de Guzmán. Además de su importancia histórica y estética, se analizaron los materiales constitutivos de la pieza, su técnica de manufactura y el estado de conservación que guardaba tras 145 años.

Por otra parte, en el interior del Museo Regional de Nuevo León “El Obispado” se instaló un laboratorio de paleontología para la limpieza y restauración del mamut descubierto en 2016 en la comunidad de San Rafael, municipio de Galeana. Dicho ejemplar es el más completo descubierto hasta la fecha en Nuevo León, dado que sus dos defensas han permanecido unidas al cráneo.

Asimismo, arqueólogos del INAH en Durango realizaron trabajos de conservación de la defensa de un mamut de alrededor de 10 mil años de antigüedad, hallada en abril en la comunidad 18 de Octubre, en San Lucas Ocampo, municipio de San Juan del Río.

En materia de arquitectura, el INAH concluyó la tercera etapa del proyecto de restauración integral del Palacio Cantón en Mérida, Yucatán, sede del Museo Regional de Antropología de dicha entidad. Entre abril y junio, el inmueble de estilo ecléctico, edificado entre 1904 y 1911, fue objeto para trabajos de consolidación en las bóvedas y los elementos decorativos ubicados en el ala norte de la planta baja. Dentro del recinto yucateco se instalaron dos nuevos sistemas de aire acondicionado, a la vez que se dio mantenimiento a la ductería y los servicios sanitarios.

Finalmente, como parte de las acciones que el INAH efectúa para atender los bienes patrimoniales dañados por los recientes sismos, especialistas de los Centros INAH de Guerrero y Zacatecas, así como a la CNCPC, y de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, avanzan en la atención a la Parroquia de Santa Prisca, en Taxco, Guerrero, icónico inmueble del siglo XVIII, con la participación de un equipo multidisciplinario de expertos, apoyados en tecnología de vanguardia.