Inicio Educación Animales involucrados en actividades turísticas, víctimas de maltrato

Animales involucrados en actividades turísticas, víctimas de maltrato

475
0

En zoológicos, acuarios, ferias y corridas de toros se les somete al encierro, condicionamiento de alimentos, sobrealimentación y violencia, alertó Álvaro López, del Instituto de Geografía de la UNAM 

 

Ciudad de México.- En México, y en muchos países del mundo, prácticamente detrás de todo animal involucrado en la dinámica turística hay maltrato que implica encierro, condicionamiento de alimentos, sobrealimentación y actos de violencia, afirmó Álvaro López López, investigador del Instituto de Geografía (IGg) de la UNAM.

En zoológicos, acuarios, ferias turísticas, lugares de recreación y corridas de toros, por mencionar algunos sitios que atraen visitantes, está presente el abuso de diferentes especies. “Es necesario dejar de considerar como algo normal este proceder y razonar que los animales también sufren”.

Ante esta situación, cada vez más universitarios se han interesado en la investigación y difusión de este tema y han hecho reflexiones importantes: en el Instituto de Investigaciones Filosóficas, Alejandro Herrera y Gustavo Ortiz; en la Facultad de Filosofía y Letras, Jorge Linares; Leticia Flores, del Colegio de Filosofía; y Gino Jafet Quintero, del Colegio de Geografía.

“En el Programa Universitario de Bioética, Paulina Rivero y Ángeles Cancino se han vinculado con esta problemática, y nosotros, en el IGg, la hemos asociado más con el turismo. Gracias a investigaciones hechas en México y en otros países, la costumbre de usarlos para esta actividad se ha cuestionado”, subrayó.

López explicó que los animales cuentan con un sistema nervioso central, al igual que los humanos, y por lo tanto experimentan dolor y bienestar; por ello, se debe cambiar el paradigma sobre prácticas que los involucran para atraer visitantes.

“Si asumimos que sienten y tienen derecho a vivir en el entorno que les corresponde, comenzaremos a cuestionar nuestras preferencias en cuanto a las actividades que realizamos para nuestro esparcimiento”.

Uno de los lugares donde más se observa esta situación son los zoológicos, que bajo el argumento de la protección y para evitar la extinción de ciertas especies, las mantienen confinadas en espacios reducidos, que además no corresponden a su hábitat natural.

Otro ejemplo son los acuarios y parques de diversiones; aquí, delfines, ballenas y focas viven en cautiverio y son ‘amaestrados’ para ser parte del espectáculo. “En la naturaleza hacen recorridos muy largos y mantenerlos en espacios cerrados les causa daños permanentes”. Además, adiestrarlos implica el condicionamiento de sus alimentos, que se traduce en un maltrato cotidiano.

En las ferias turísticas se llevan a cabo corridas de toros, donde es claro el sufrimiento al que son sometidos, y a pesar de haber diversos movimientos a nivel global para cancelarlas, aún son permitidas en España, México y otros países de América Latina, debido a los fuertes intereses económicos que hay detrás de ellas, enfatizó.

“También, en ferias es común el uso de ponis como carruseles, y los tienen dando vueltas todo el día para divertir a los niños. Otro ejemplo es el de los cabritos destinados a ser un platillo de gran demanda, pero no se difunde que se inhibe su desarrollo, se les mantiene en lugares pequeños y se evita que coman pastos; prácticamente se les alimenta sólo con leche para asegurar la supuesta calidad de la carne”.

Finalmente, el universitario resaltó que no debemos valorar los recursos naturales en función de las necesidades humanas, porque poseen un valor por sí mismos; sobre todo, los animales, tienen necesidades y derecho a vivir con bienestar y sin sufrimiento”.—oOo—