Inicio Municipios Izquierda no puede equivocarse a la hora de condenar el aumento a...

Izquierda no puede equivocarse a la hora de condenar el aumento a las gasolinas

85
0

Reforma energética de Peña Neto resultó un engaño con el consecuente aumento en precios

Ciudad de México.- El discurso y la acción de la izquierda naturalmente están orientados a las mayorías, es por eso que esta no puede equivocarse a la hora de condenar el aumento a las gasolinas. Sin duda nuestro reclamo justo es hacia el Gobierno Federal, pues prometió que gracias a la llamada reforma energética los precios de las gasolinas, el gas y la energía eléctrica para el consumo de la población no sólo no aumentarían, ¡sino que incluso irían a la baja!.

Millones de pesos fueron invertidos en publicidad hueca y melodramática; misma que al final resultó un engaño y consecuente alza de precios, como entre otros ya lo anticipaba el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en conjunto con el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

El alza en el precio de las gasolinas tiene que ver más con las decisiones que se han tomado desde la Presidencia por recomendación de la Secretaría de Hacienda y que no son claramente expresadas hacia la población. A ello se suma la total falta de transparencia de Pemex al mantener en la opacidad toda la información relativa a las mismas: sus precios de importación, los países proveedores a nivel mundial, su calidad frente a el desgaste de los autos y, lo más importante, la medición científica de los niveles de contaminación que producen con el consecuente impacto en la salud de la población y el medio ambiente.

Hace ya más de dos meses el PRD CDMX acudió a las oficinas de Petróleos Mexicanos (Pemex) a pedir información puntual acerca de las gasolinas que se distribuyen en la ciudad y sólo hemos recibido una comunicación incompleta, vaga y engañosa por parte de la Secretaría de Gobernación, como si Pemex -que es llamada de manera rimbombante una “empresa del Estado”- no estuviera obligada en su carácter de ente público a informar puntualmente sobre aquellos temas derivados de su actividad y que afectan directamente la salud y el bolsillo de las y los capitalinos .

El día de hoy Morena de manera irreflexiva e irresponsable, y sólo en aras de lograr un efecto frente a los medios con su “acción” ha organizado un supuesto “boicot” a las gasolinas, que consiste en no pagar en su totalidad el costo de lo consumido en las gasolineras de esta Ciudad.

Es indignante que Morena desde sus propios panfletos estigmatice a las y los trabajadores que surten gasolina a nuestros vehículos, presentándolos como amenazantes y operadores del atraco que significa no el alza en sí, sino la falta de palabra de un Gobierno Federal que adolece de respuestas a sus gobernados y sus efectos económicos.

Dejar de pagar el total del consumo hoy en las gasolineras sin duda hará reír mucho al Secretario de Hacienda y a quienes controlan la importación privada de las gasolinas y no tocará ni en el más mínimo a Pemex y a su opacidad e ineficiencia, pero de llevarse a cabo sí afectará el ingreso de quienes a diario laboran como despachadores de las estaciones de servicio pues son las y los encargados de reportar la cuenta total a los dueños de las mismas y a cubrir de su propósito bolsillo cualquier faltante.

El PRD en la Ciudad de México (PRD-CDMX) lamenta que el tema del alza en los energéticos no se conciba como debería ser: la ineludible obligación de explicar por parte del Gobierno Federal las razones del aumento y el destino de los recursos que se obtienen de ellos, su impacto en la vida económica de la población y del país en su conjunto, pero no menos importante en la salud y el medio ambiente.

Nuestra lucha, como lo hace la izquierda más avanzada en el mundo, es primordialmente a favor de la inmensa mayoría que no viaja en auto privado (en el caso de la Ciudad de México el 80% de la población), en favor de más y mejor transporte público, de transparencia total en el tema de las gasolinas y su calidad y fundamentalmente en el cuidado de la salud y nuestros recursos naturales.