Inicio Municipios Estímulos fiscales en Frontera Norte podrían provocar desbandada de industrias

Estímulos fiscales en Frontera Norte podrían provocar desbandada de industrias

566
0

Ecatepec, Edoméx.- La Unión Industrial del Estado de México (UNIDEM) consideró que el Decreto de la Franja Frontera Norte, que emitió el Presidente de la República para generar estímulos fiscales es una medida acertada para proteger el empleo, sin embargo podría ocasionar migración de otras regiones del país hacia esa zona.

Los estímulos anunciados son la reducción del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 16 al 8 por ciento, el Impuesto Sobre la Renta (ISR) al 20 por ciento, un aumento del doble al salario mínimo y la homologación de los precios de los combustibles con los de los estados de Estados Unidos cercanos a la frontera.

“Pensamos que es bueno disminuir las tasas del Impuesto Sobre la Renta y del Impuesto al Valor Agregado a las empresas, para que estas puedan ofrecer precios competitivos con las empresas americanas que también están en la frontera”, indicó Francisco Cuevas Dobarganes, director general de la agrupación.

El decreto será una medida acertada para proteger el empleo, sobre todo del sector comercial y de servicios en los 44 municipios que colindan con la Unión Americana, pues harán más competitivas a las empresas en mercados donde los consumidores ahora prefieren comprar del otro lado.

Cuevas manifestó que el diseño del plan fiscal está bien estructurado y evita, que el esquema sea utilizado por las grandes empresas para evadir impuestos, y que al cambiar su domicilio fiscal, en automático, reciban beneficios en perjuicio del erario y de otras empresas.

Sin embargo, el líder industrial consideró que estos beneficios solo debieron aplicarse al sector comercial y de servicios, es decir aquellas empresas que tengan venta final al público.

“Al incluir a empresas industriales, en el mediano y largo plazo, se fomentaría que algunas empresas productoras se mudaran a los 44 municipios beneficiados en perjuicio de las demás regiones del país que siempre han sido más pobres y tienen tasas de informalidad mayores”.

Si el Gobierno Federal no revisa esta medida se podrían acrecentar los desequilibrios entre el norte y el sur, pues además frenaría en seco el desarrollo industrial en las Zonas Económicas Especiales de los demás estados.

“En términos generales, se trata de una medida acertada para fortalecer el comercio, los servicios y el empleo en la franja norte del país, pero debe ser perfeccionada para evitar que las empresas industriales se muden en detrimento de otras regiones del país que requieren de un mayor impulso económico”, apuntó el director general de UNIDEM.