Inicio Legislativo Propone Lluvia Flores más restricciones a bebidas azucaradas

Propone Lluvia Flores más restricciones a bebidas azucaradas

282
0

Aún provocan muchos daños a la salud, en particular a la de niñas, niños, adolescentes y jóvenes de las zonas más pobres, como Guerrero.

Ciudad de México.- Tras escuchar demandas y pronunciamientos de representantes de organizaciones civiles, así como de instituciones de salud y académicas sobre la necesidad de acciones legislativas para preservar el interés superior de la niñez en materia de salud, la diputada Lluvia Flores Sonduk anunció la próxima presentación de una iniciativa de reforma a varios ordenamientos para limitar la publicidad engañosa de bebidas azucaradas.

En el marco de la presentación del libro “Los Derechos de los Niños y Niñas en México Frente al Ambiente Obesogénico” y de recomendaciones para fortalecer las políticas públicas contra la obesidad por parte de dichas instituciones y organizaciones, la parlamentaria perredista urgió a todos los grupos parlamentarios a aprobar tales cambios legislativos, pues el consumo excesivo de bebidas azucaradas daña particularmente la salud de los más pobres, como en Guerrero.

Refirió casos en la región de la Montaña Alta de esta entidad donde se han multiplicado los casos de ceguera, dependencia de la insulina e insuficiencia renal en niñas, niños, adolescentes y jóvenes porque en sus comunidades es más fácil conseguir refrescos que agua potable o leche, situación que se repite en todo el país.

Tras escuchar exposiciones de Yarishdy Mora Torres, Gabriela Allard, Alejandro Calvillo Umma y Monserrat Lizárraga, respectivamente representantes de las organizaciones Coalición ContraPeso, Asociación Mexicana de Diabetes, El Poder del Consumidor y Salud Crítica, así como Issa Luna Pla, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM; de Arantxa Colchero Aragonés, del Instituto Nacional de Salud Pública, y Simón Barquera, del Centro de Investigación en Nutrición y Salud, la diputada Flores Sonduk señaló que tales daños a la niñez y la juventud finalmente perjudican de varias formas al país entero.

Señaló, por ejemplo, el alto costo que para la hacienda pública –es decir, para los contribuyentes- representa la atención de los diabéticos, mientras por otro lado las empresas productoras de bebidas azucaradas obtienen elevadas ganancias.

Por tal razón, llamó a los congresistas en general –diputados y senadores- a tomar conciencia sobre esta grave situación y aprobar, en consecuencia, los cambios legislativos en materia de publicidad, etiquetado, información e impuestos para limitar el consumo de bebidas azucaradas.

En el marco de la próxima discusión de los ingresos y egresos federales para 2018, los mencionados representantes de organizaciones e instituciones llamaron a los legisladores a elevar el impuesto a este tipo de bebidas a por lo menos 20 por ciento, de modo que se desincentive su consumo y que, en su caso, los ingresos se destinen al gasto en salud pública.

“Cierto que hay a quienes la salud de nuestros niños y niñas –incluso autoridades- sólo les interesa en el discurso, pero creo que hay legisladores que les apuestan al bienestar del país y no a las ganancias multimillonarias de unas cuantas empresas. Ya hemos tenido avances en legislaturas pasadas. Buscaremos el apoyo de estos legisladores para avanzar y lograr consensos en este asunto”, puntualizó.

Precisó que la iniciativa que presentará incluye reformas y adiciones a la Ley General de Salud, la Ley Federal de Protección al Consumidor, y a la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión en materia de publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas con bajo valor nutricional o con alto contenido calórico.

“En su formulación hemos participado no sólo legisladoras y legisladores, sino expertos en ciencias médicas, nutricionales y de salud pública, pero también de la sociedad civil”, abundó.

Destacó la importancia de incluir regulaciones para publicidad no sólo para la que se difunde por televisión, sino también por otros medios digitales como internet, videojuegos, teléfonos móviles, redes sociales, radio, materiales impresos, espacios exteriores, espacios públicos, eventos deportivos, y escuelas y entornos, porque México es el país en el que el público infantil pasa más tiempo frente a publicidad engañosa.

Calificó al libro que se presentó hoy como “un vaso de agua en el desierto que refresca nuestro desconocimiento de lo que comemos y bebemos, así como el daño que provocan a la salud humana”, en virtud de las aportaciones que hace en esta materia.