Inicio CDMX Programa de abasto de agua en CDMX, que evite especulación, fugas y...

Programa de abasto de agua en CDMX, que evite especulación, fugas y lucro indebido

11
0

Ciudad de México.- El diputado Juan Alberto Blanco Zaldívar (PAN) señaló la necesidad de que el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) diseñe e impulse un programa de abasto de agua para la capital, a fin de evitar especulaciones y un posible lucro indebido.

En un punto de acuerdo, turnado a la Comisión de la Ciudad de México, Blanco Zaldívar consideró que no hay falta de agua, sino una red de conexión de abastecimiento en muy malas condiciones, provocando que “en México se pierda entre el 30 y 50 por ciento del agua potable por fugas en las redes hidráulicas”.

Por ello, planteó que el gobierno de la Ciudad de México, por medio del Sacmex dé un adecuado mantenimiento a las instalaciones de agua potable, a fin de reducir los porcentajes de desperdicio”.

Se trata de un problema recurrente en casi todas las ciudades del territorio nacional, con causas prácticamente iguales: ductos viejos y deteriorados, la presión variable del agua y el suministro intermitente, explicó.

Comentó que de tres años a la fecha no ha mejorado el abasto del líquido; por el contrario, se ha incrementado la falta del líquido en diferentes zonas de la Ciudad de México, derivada de la cuestionable falta de inversión en el mantenimiento de las tuberías.

“En lo que va del año se vive una crisis de agua, pero no se debe a la carencia del líquido, sino al pésimo estado de la red que provoca que el 40 por ciento del agua que pasa por los tubos se fugue”, aseveró.

Precisó que de los 30 metros cúbicos por segundo de agua que entran a la red hidráulica, 18 llegan a las casas y 12 se pierden en el proceso, debido a conductos dañados.

El legislador indicó que en 286 de las mil 812 colonias y pueblos originarios de once delegaciones, el servicio de agua es brindado por tandeo y prevalece la desconfianza sobre la calidad del agua potable.

Asimismo, la metrópoli tiene un abasto del líquido vital diferenciado, es decir, en cada delegación se tiene una disponibilidad distinta. Por ejemplo, en Magdalena Contreras se tiene una dotación de 540 litros por habitante al día, en Iztapalapa es de 235 y en Venustiano Carranza, de 203; el promedio diario por persona es de 320 litros.