Inicio Legislativo Llaman a apoyar proyectos productivos de mujeres rurales para erradicar pobreza

Llaman a apoyar proyectos productivos de mujeres rurales para erradicar pobreza

590
0

Cuando se apoya con presupuesto a esta población, es sinónimo de crecimiento: diputada Murguía Gutiérrez.

Ciudad de México.- En el foro “Presupuesto con justicia para las mujeres mexicanas. ¡Ya es tiempo!”, diputadas y organizaciones rurales se manifestaron por emprender acciones que detonen el desarrollo de esta población y afirmaron que este género es palanca para la erradicación de la pobreza.

La vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, María Guadalupe Murguía Gutiérrez (PAN), expresó que cuando se apoya con presupuesto proyectos productivos de las mujeres, es sinónimo de que se apuntala al crecimiento de la sociedad y de México.

Las políticas públicas aplicadas a los proyectos de mujeres son eficaces y transforman a la sociedad, y constituyen una excelente inversión; de ahí que se deben generar sinergias para apuntalar a este sector de la población.

“Las mujeres somos chambeadoras y cumplidoras, cuando nos comprometemos a un plan y lograr un objetivo o restituir determinada cantidad, lo hacemos cumpliendo, y cuando una mujer genera recursos, éstos van íntegramente a sus familias, hijos y su entorno, por lo que transforma su realidad familiar y la de su comunidad”, afirmó.

Murguía Gutiérrez puntualizó que es necesario contar con más recursos para apoyar proyectos productivos para las mujeres rurales, ya que “aprecio que no se refleje en el presupuesto no es cariño sincero; es importante escuchar a las organizaciones rurales, porque realizan una función importante en sus comunidades, municipios y estados”.

Las legisladoras de Acción Nacional, Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, Jisela Paes Martínez y Janette Ovando Reazola, así como el diputado Exaltación González Ceceña, subrayaron que apoyar la causa de la mujer es beneficiar a la familia y la comunidad; el empoderamiento económico genera un real combate a la pobreza.

Se comprometieron a lograr consensos entre las diversas fuerzas parlamentarias a fin de apoyar a las mujeres rurales, y para que les reintegren recursos que en la propuesta presupuestal 2017, se ven disminuidos.

A su vez, la senadora Luisa María Calderón Hinojosa (PAN) indicó que una prioridad será lograr que el país cumpla con sus compromisos ante la ONU para reducir el hambre y, para ello, tendrán que darse apoyos al campo, pues en él vive la gente con mayores carencias alimentarias y es el sector con el mayor recorte presupuestal.

Las representantes de las organizaciones Red Nacional de Mujeres Vigilantes, Consejo Nacional de Sociedades y Unidades con Campesinos y Colonos, Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable, Organización Transfórmate, AMMOR, Red de Mujeres Indígenas Mexicanas, RENAMUR, UFIC Nacional y de la Red de Mujeres UNIMOSS, solicitaron reorientar los recursos del campo y, en particular, los dirigidos a las mujeres rurales, pues México tiene un campo feminizado pero un presupuesto masculinizado.

Precisaron que el proyecto presupuestal para las mujeres del campo en 2017 es inequitativo, de ahí que la propuesta de las organizaciones es que se propicie un aumento de 8 mil millones de pesos, por considerar que las mujeres anualmente se quedan cada año con miles de planes productivos que no se consolidan por falta de recursos en Sagarpa.

El género femenino, expusieron, es y seguirá siendo la palanca de erradicación de la pobreza, por lo que es vital el apoyo para que este presupuesto pueda traducirse en justicia a favor de las mujeres “quienes siempre no logran paridad en lo económico”.

Se manifestaron por reorientar el presupuesto del campo, pues son más 14.7 millones de mujeres rurales entre ejidatarias, indígenas y concesionarias que reclaman su integración al desarrollo pleno del país, ya que la participación femenina en el agro cada vez es mayor.

Llamaron a atender las demandas de los grupos más vulnerables del país; detonar el desarrollo económico de la mujer rural; apoyar a las zonas indígenas, con estrategias de alimentación y empleo, así como construir un presupuesto con sentido social.