Inicio Estado de México No somos responsables por contingencia: UNIDEM

No somos responsables por contingencia: UNIDEM

259
0

Ecatepec, Edomex.- La Unión Industrial de Estado de México (UNIDEM) rechazó que las empresas asentadas en la parte nororiente de la entidad sea responsables de la contaminación, que ha dejado cinco días de contingencia ambiental y aseguró que las medidas contra esta problemática no deben ser populistas, mediáticas, ni de relumbrón.

Francisco Cuevas Dobarganes, Director General de la agrupación aseguró que se echa la culpa a las empresas asentadas en la parte nororiente de la ciudad, ya que la estación que suele reportar mayores índices Imecas, es la de Xalostoc, donde se encuentran las zonas industriales de Santa Clara, Cerro Gordo, Jajalpa, Esfuerzo Nacional, Rústica y Benito Juárez, Urbana Ixhuatepec y el Parque Industrial de Xalostoc.

“Sin embargo, las empresas producen menos del 8 % de precursores de ozono, y además, que los mayores reportes corresponden a PM10 y PM5 que son polvos menores a 10 y 5 micras, que principalmente y son producidos por los vehículos diesel y por la tierra que vuela por el efecto del viento”, explicó.

Una prueba de que las empresas no son responsables de la mayor parte de la contaminación, es que el reporte del punto de monitoreo de  Xalostoc, marca los índices más altos de 7 a 10  y de 18 a 21 horas que es cuando se concentra el tráfico hacia y desde la Ciudad de México, mientras que  las empresas trabajan todo el día, y muchas de ellas las 24 horas los 365 días del año.

De acuerdo con el Inventario de Emisiones Contaminantes, en la Ciudad de México y zonas conurbadas, las empresas producen menos del 8 por ciento de gases precursores de ozono y la mayor parte, el 80 por ciento es producido por las unidades automotores y por nosotros mismos durante nuestras actividades diarias.

Héctor Sepúlveda, presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la UNIDEM, recordó que el sector empresarial, desde hace 25 años, ha reducido las emisiones contaminantes en conjunto con la SEMARNAT, con certificaciones de industria limpia, utilización de combustibles y energía amigable con el medio ambiente, sustitución de sistemas de iluminación por elementos naturales y lámparas LED, reducción al mínimo del agua, e instalación de filtros y plantas para el control de emisiones sólidas, líquidas y gaseosas.

Además, cuando se decreta la Fase 1 de Contingencia Ambiental, las empresas disminuyen en un 30 por ciento sus emisiones y en el caso de las industrias federales, que están exentas del programa, a partir del cuarto día de contingencia consecutiva, también deben de reducir su producción que esté vinculada con la emisión de agentes contaminantes.

Francisco Cuevas recordó que desde finales de los años 80´s y principios de los 90´s, emigraron una gran cantidad de empresas de las zonas industriales de la Ciudad de México y de Naucalpan, Tlalnepantla, Ecatepec, Tultitlán e Ixtapaluca en el estado; las fundidoras de metales, empresas de vidrio, hule y algunos químicos que sí eran altamente contaminantes, se fueron hacia Monclova, el Bajío, Monterrey y la frontera principalmente, y hoy sólo quedan empresas que están bien reguladas y controladas en materia ambiental.

“El problema de la contaminación es un asunto multifactorial que debe recibir soluciones también multifactoriales para su control. Las principales causas son: la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la refinería de Tula y sobre todo, la mala planeación urbana que obliga a millones de personas a transportase grandes distancias para trabajar o estudiar”, dijo Cuevas Dobarganes.

Recordó que los vientos dominantes corren del nororiente al sur poniente, por lo que lo que se genere en Tula, en la construcción de aeropuerto y en el tráfico desde y hacia el Estado de México, incidirá en el centro y sur de la Ciudad.

“Si se aniquila a la  industria que queda en el Estado de México, en vez de solucionar el problema de la contaminación, paradójicamente se estaría provocando uno mucho mayor, al fomentar mayores desplazamientos de gente, sin dejar de mencionar las miles de millones de horas hombre que se pierden cada año en transportación”

El líder de UNIDEM consideró que las medidas para controlar  la contaminación, no deben ser populistas, mediáticas y de relumbrón, deben ser mucho más meditadas y basadas en estudios profesionales. “El combate a la contaminación, tampoco debe ser un esfuerzo de gobierno que deba repetirse cada año en tiempo de calor justo cuando tenemos el problema encima, debe ser la suma de un trabajo constante y la implementación de medidas correctivas que deben empezar por mejorar la calidad las gasolinas y sobre todo del diésel”.