Inicio CDMX A medio siglo, la UNAM recordó el M68

A medio siglo, la UNAM recordó el M68

287
0

La Universidad Nacional asume la herencia de libertad, pluralidad, conciencia crítica y tolerancia, y lo celebrará con el patrimonio de libertades y derechos que se edificó durante las últimas cinco décadas, dijo el rector Enrique Graue

Ciudad de México.- A medio siglo del movimiento estudiantil de 1968, la Universidad Nacional asume la herencia de libertad, pluralidad, conciencia crítica y tolerancia, y lo celebrará con el patrimonio de libertades y derechos que se edificó durante las últimas cinco décadas, dijo el rector Enrique Graue el 7 de marzo, al anunciar el inicio de un ciclo de actividades conmemorativas.

Con más de un centenar de actividades en diversas sedes, un programa editorial, la renovación del Memorial del 68 en Tlatelolco y la creación de un repositorio con los principales movimientos ciudadanos que han mejorado nuestro régimen de libertades, la UNAM conmemoró los 50 años del M68.

Más de mil 300 fotografías, documentos, carteles y materiales hemerográficos resguardados en el Archivo Histórico de la UNAM sobre el movimiento ya pueden consultarse en línea. Se abrió un portal con los materiales de siete fondos, colecciones y archivos, entre los que se encuentra el del fotógrafo de la Secretaría de Gobernación, Manuel Gutiérrez Paredes, quien tuvo acceso a los separos y levantó imágenes de los momentos más difíciles.

Se premió al emblema e identidad gráfica del “M68. Ciudadanías en Movimiento”. Los jóvenes Manuel Díaz Reyes y Nandeyé García Villegas, de la Facultad de Artes y Diseño, fueron los triunfadores de entre 76 propuestas.

Con el apoyo del Archivo Histórico del IISUE, se publicó en Gaceta UNAM la historia de los aciagos días de ese año, en un ejercicio periodístico sobre los sucesos del movimiento ocurrido hace medio siglo.

Al igual que Javier Barros Sierra defendiera la autonomía de esta casa de estudios, se recordó el bazucazo que derribó la puerta de San Ildefonso e inició una gran represión de libertades, causa del movimiento juvenil.

El Coloquio Internacional “M68. Ciudadanías en Movimiento”, revisó y analizó los hechos ocurridos en México durante la movilización, sus consecuencias y lecciones para el presente.

La UNAM dio una señal de luto y con la frase “Nunca más”, montada sobre la fachada principal de la Torre de Rectoría, rememoró la represión del movimiento estudiantil.

Con letras de oro quedó inscrita la idea para la posteridad en el Muro de Honor del Palacio Legislativo de San Lázaro: Al Movimiento Estudiantil de 1968, durante la sesión solemne con motivo del aniversario de la matanza de Tlatelolco.

Asimismo, se inauguró el Monumento a la Ausencia, en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco (CCUT), con el que esta casa de estudios rindió homenaje a las víctimas del 2 de octubre.

De igual modo, el rector Enrique Graue encabezó el lanzamiento de la plataforma “M68. Ciudadanías en Movimiento”, que da libre acceso a más de 25 mil registros y casi 100 mil objetos digitales –documentos, fotografías, manuscritos, entrevistas y expedientes gubernamentales– sobre los movimientos sociales, políticos y culturales más significativos del país, desde aquel día y hasta la fecha.

En el CCUT se inauguró el “M68: Memorial del 68 y Museo de los Movimientos Sociales”, con piezas artísticas, materiales históricos (documentos, fotografías, audios y videos) y un novedoso montaje a partir de dispositivos digitales. El espacio exhibe la “Colección M68, Ciudadanías en Movimiento”.

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales permitió que el acervo del movimiento, en poder del Archivo General de la Nación, forme parte de dicha colección.

El Vigésimo Primer Festival Universitario de Día de Muertos Megaofrenda UNAM 2018, se sumó a este recordatorio.

También se evocó la parte deportiva en 1968: los Juegos Olímpicos, en los que las instalaciones universitarias tuvieron un papel central al ser la sede de la inauguración y clausura, además de que se impusieron nuevas marcas en diversas justas atléticas. Como lo hiciera en ese entonces, la atleta Enriqueta Basilio encendió el pebetero del Estadio Olímpico Universitario (EOU) durante la ceremonia conmemorativa del cincuentenario de los Juegos Olímpicos en México.

Con el marco del EOU, alumnos del Taller Experimental de Especialización en Diseño de Iluminación Arquitectónica de la Facultad de Arquitectura, “pintaron” con luz el Estadio.