Inicio Agropecuario La Silla Violeta llega a México

La Silla Violeta llega a México

290
0
  • La iniciativa forma parte de la Campaña #MujeresIndígenas, Mujeres Visibles y consiste en colocarla en cada reunión para resaltar la participación de una mujer indígena, o -con demasiada frecuencia- denunciar su ausencia cuando la silla está vacía.

Ciudad de México.- Esta iniciativa es parte de la Campaña Global para el Empoderamiento de las Mujeres Indígenas para el Hambre Cero, que fue lanzada en enero de 2018 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con la colaboración del Foro Internacional de Mujeres Indígenas (FIMI/IIWF) y la Agencia de Noticias de Mujeres Indígenas y Afrodescendientes (NOTIMIA).

La Silla Violeta representa el lugar de las mujeres indígenas en las mesas de negociaciones, en espacios de diálogo y en los procesos de toma de decisión y puede usarse en presídiums, mesas redondas, paneles de discusión y cualquier otro espacio de diálogo donde deban estar las mujeres indígenas representadas y participando.

La Silla Violeta es un llamamiento a las autoridades, responsables de las políticas, organizaciones, comunidad internacional, mundo académico y sociedad civil para garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres indígenas en los debates sobre políticas y procesos de toma de decisiones que les afectan a ellas y a sus comunidades.

En México habitan alrededor de 3.6 millones de mujeres indígenas en el medio rural, se concentran principalmente en Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Estado de México, Puebla, Yucatán, Guerrero e Hidalgo. Ellas son consideradas como depositarias ancestrales de la seguridad alimentaria y representan un sector estratégico para el desarrollo del campo, tanto por sus contribuciones como productoras, emprendedoras, jornaleras, artesanas y por el papel en la reproducción social en clave intercultural.

A pesar de su contribución a la economía y al desarrollo social de sus comunidades, las mujeres indígenas tienen muy poca participación en los procesos de tomas de decisiones; además, en muchas ocasiones su trabajo es infravalorado y no recibe remuneración económica, sus derechos no siempre son reconocidos, ni respetados, y su trabajo y sus necesidades no son considerados en las estadísticas. Esta invisibilidad hace que los recursos y políticas públicas fallen en dar respuesta a sus necesidades.

Las personas que deseen participar en esta iniciativa y colocar la Silla Violeta en alguna reunión o evento, pueden solicitarla al correo fao-mx@fao.org